viernes, 31 de marzo de 2017

COLON : LA BATALLA NAVAL DE 1476.


OTRA EPÍSTOLA SUYA [de Diego de Valera ] AL REY DON FERNANDO, NUESTRO SEÑOR, DESPUÉS DE LA BATALLA ÁVIDA POR LOS FRANCESES É PORTOGUESES CON LOS GINOUESES, CERCA DEL CABO DE SANTA MARÍA.


    Muy alto é muy ecelente Príncipe más poderoso Rey é Señor:

    ¡O quán ynconprehensibles son los secretos juysios de nuestro Señor! Quien pudiera tal caso pensar, Príncipe muy bien aventurado, qual es agora en esta comarca acaescido, donde asy fué, Príncipe muy Esclarescido, que el domingo que fueron diez de agosto fisieron vela de la vaya de Calés tres carracas é vn vrca é vna galeaza ginouesas, é falláronse el martes syguiente, que fueron doze de dicho mes á ora de tercia, al Cabo de Santa María, ques treynta é seys leguas de Calés, con la flota del rey de Francia, en que venian catorze muy gruesas naos, las quales avian fecho vela del rio de Lisbona


   É afírmase por vn portogues que fué tomado, que vuestro adversario de Portogal avia metydo en esta flota seys mili onbres los más escogidos que él pudo, allende la gente francesa que en ella venia, con entencion de destruyr toda esta vuestra costa é aver todos los navios della, lo qual se pudiera ligeramente acabar sy la voluntad de nuestro Señor no fuera contraria. 

   Donde acaesció que commo los ginoveses conoscieron ser la flota francesa, metyeron gente en vn copano por faser saber al capitán della cómmo ellos lleuauan saluo conduto del rey de Francia, é los franceses é portugueses creyendo que ligera mente los podían tomar no curaron del seguro, é metiéronse en hórden de batalla en esta guisa: que se apartaron cinco naos las más gruesas é donde la más gente é más armada venia, é aquellos vinieron á envestir con la vrca é con vna de las carracas é con la galeaca, que se avian todas tres encadenado; é las otras nueue pelearon con las otras dos carracas, é duró la batalla por espacio de dies é ocho anpolletas syn se poder vencer los vnos á los otros. 

    É venida ya la noche, los franceses metieron fuego por los tres nauíos ginoueses, é commo estauan aferrados con los suyos, el fuego miraglosamente se esforzó tan presto que todos los ocho nauíos, así las cinco naos de Francia como la carraca é vrca é galeaca con toda la gente que en ellas estauan, se quemaron é fueron de súbito al fondo; é de todos los ocho nauíos no se cree aver escapado cinquenta, que nadando se acogieron á los otros nauíos

   É las otras dos carracas ginouesas pelearon muy valientemente con las nueue naos francesas, las quales entraron ayer que fué dia de Nuestra Señora en la vaya de Calés muy desbaratadas é con pérdida de mucha gente. 

   É no es dubda que las nueue naos francesas que escaparon de la batalla recibieron ynfinito daño; é afírmase en esta jornada ser muertos más de cinco mili onbres, de los quales se cree ser la mayor parte portogueses.

 Pues note bien Vuestra Altesa, Invictísymo Príncipe, commo allende las cosas marauillosas que nuestro Señor por vos ha mostrado, quiso tan inmensa merced fazer vos en delibrar vuestra tierra de tan gran daño é por mano agena dar vos vitoria de vuestros enemigos.

    Asy, llustrísymo Príncipe, dad muchas gracias á nuestro Redentor de quien tan grandes beneficios rescebís, en el qual espero en vos. 

    Señor, se conplirálo profetyzado de muchos tienpos acá, de vuestra muy ynclita y ecelente persona, que nuestro Señor á su seruicio muy luenga mente conserue y prospere sus reynos é señoríos acrecentando dándole syenpre entera vitoria de sus adversarios. Del castillo del Puerto á xvij de agosto del año de LXXVI. 


          RESPUESTA DEL SEÑOR REY A MOSEN DIEGO. DE VALERA. 

                                    EL Rey.

 Mosen Diego de Valera mi Maestresala: juntamente con el aviso del rencuentro que ouieron en esos mares COLON é los portugueses con los ginoueses, rescebí vna vuestra letra llena de prudencia, según se espera de vuestro sano juyxio é linpia consideración, é mucho vos agradesco vuestro buen consejo, el qual yo siguiera si el tienpo á ello diese lugar; pero quando se ouo de entender por los grandes de mis reynos en las muchas necesidades é gastos que por cabsa de la guerra é grandes turbaciones se recrecen, recorrióse por todos á este antiguo remedio que en tienpo de muy menores dificultades judgauan sólo reparo para proueer de sueldo é de otras nescesydades estrauagantes.

     Mas sy á la sason por vn semejante que vos yo fuera avisado de los mejores reparos que en vuestra letra se contienen, ante recurriera á ellos que á la otra provisyon que con rason vos condenays, syquiera porque los pueblos conoscieran que my voluntad syenpre fué y será de no les agrauiar é de fauorescer é gratyficar la leal voluntad que á my servicio muestran.

     Al Marqués mandé escriuir sobre la querella  que de Charles de Valera vuestro fijo tyene; creo quel dicho Marqués fará lo que la rason quiere é seguirá mi mandamiento. 

Luego que con la merced de Dios la flota fuere ende tornada de Guinea, me avisad con la mayor prestez (sic) que pudiéredes de todo el suceso que ouiere ávido.

                                 De Bitoria siete de setienbre.

                                                  —Yo el Rey. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario