lunes, 1 de julio de 2013

LECTURA : "LA VERDADERA CUNA DE CRISTÓBAL COLÓN ".



Rectificación Histórica. Vindicación del Pueblo Gallego.


Europa y las vías de Navegación. 

    Después de la caída de Constantinopla, en poder de los turcos, la ciudad llamada Santa, situada en las puertas de Asia, fundada por Constantino y heredera de los últimos restos del romano imperio, quedó incomunicado                 
el Occidente con el Oriente y cerrado el paso al comercio directo entre Europa y el Oriente; empezando el decaimiento de las florecientes repúblicas mercantiles de Italia. como Pisa, Amalffi, Venecia y Genova, siendo ésta la
que monopolizaba el comercio de Levante, sosteniendo activas relaciones con las plazas comerciales de España,Portugal y Galicia, pues los marinos de Genova tenían fama de ser los más intrépidos navegantes de aquellos
tiempos.




   En aquellos siglos, los grandes puertos y bahías de Galicia y Portugal, por su situación geográfica y topográfica en la extremidad Occidental de Europa, eran
la escala forzosa entre el Norte y el Sud de Europa;por lo que, los fenicios, los griegos, los cartagineses, los romanos y los árabes salidos del Mediterráneo, tomaban como base de sus operaciones los puertos gallegos y portugueses. 


    Los pueblos del Norte como los normandos,los godos, los germanos, los ingleses y los franceses venidos del mar del Norte, tomaban como orientación el cabo Finisterre y los puertos gallegos y portugueses, que formaban la antigua Lusitania, lo mismo que hicieron los navegantes posteriores al descubrimiento de América.


  En efecto, Europa sentía la necesidad de hallar una ruta, para poder restablecer el comercio con los pueblos de Oriente, empezando á estudiarse por los cosmógrafos, navegantes, geógrafos, físicos y matemáticos, respecto á
la nueva vía marítima, que había de comunicarla con los mares de la India, siguiendo rumbo hacia el Sur, por las costas de África y por el Oeste; y de aquí, los viajes de exploración y circunvalación que empezaron á realizarse
por los atrevidos nautas de aquellos tiempos.


   Los primeros exploradores que tomaron la delantera á los demás pueblos del Atlántico, fueron los portugueses y gallegos, saliendo las expediciones de los puertos de Portugal y Galicia, pueblos que por su posición geográfica,
tenían más ventajas que Inglaterra y Francia, realizando una serie de empresas marítimas y desde principios del siglo XV, empezaron á efectuar exploraciones por la costa de África, con fines colonizadores ; no habiendo
año que no se realizara alguna expedición á partir de 1412, que dio comienzo con la toma de Ceuta, por la costa de África hasta el Cabo de Buena Esperanza, que remontaron, dejando de esta manera expedita la vía para los
mares de la India.


   Así, pues, en 1419 llegaron hasta el Cabo Non, que ningún navegante se había atrevido á traspasar por considerarse el límite de las tierras habitadas, indicando este nombre desconsolador que no se le doblaba; en 1420
descubrieron las Islas Terceiras ó de Madeira; en 1444 las Islas Azores ; en 1460 las Islas de Cabo Verde ; en 1429 el Cabo Bojador; en 1441 el Cabo Blanco; en 1441 el Senegal; en 1470 Fernando Póo, descubrió la isla que
lleva su nombre ; en 1486 el piloto gallego Bartolomé Díaz salía de Lisboa, pasando el límite 200 leguas más allá de sus antecesores, llegando á la extremidad austral, á cuya punta dio el nombre de Cabo de las Tormentas; en 1497 Vasco da Gama remonta el Cabo Tormentas ó de Buena Esperanza, llegando á las costas de la Cafrería Mozambique y Zamguebar, penetrando en el mar de las Indias, abriendo la nueva ruta y franqueando el paso para las
Indias Orientales.


  La mayoría de los navegantes y cosmógrafos de principios del siglo XV, creían unos que el océano Atlántico más allá de las Islas Canarias, era imposible su navegación,no atreviéndose á cruzarlo, á cuyo mar daban el nombre de ''Mar Tenebroso"; otros marinos eran de opinión, que siguiendo rumbo hacia el poniente desde la extremidad occidental de Europa—Galicia—se llegaría
pronto á la costa de Asia y que en ese Océano existían tierras desconocidas que podían servirles de escala para una larga navegación, evitándose de esta manera, el largo viaje. de la circunavegación del África.


   Al efecto, se intentaron algunas expediciones que fracasaron,hasta que un hombre de excepcionales condiciones,hijo de aquellas rías y práctico en la navegación de altura,de conocimientos cosmográficos y náuticos, con indicios adquiridos como piloto en los viajes por las Canarias y Azores
con sus compañeros los lusitanos, se atrevió á arrostrar los peligros de lo desconocido ; ese hombre excepcional se llamaba CRISTÓBAL COLON Y FONTEROSA  , que alentado por el éxito que en sus exploraciones acababan de obtener los navegantes portugueses, concibió el proyecto de atravesar el Atlántico ó Mar Tenebroso,como decían los antiguos, dando á conocer su proyecto á los hombres más eminentes y proponiendo á varios gobiernos
la preparación de una expedición.


    Este atrevido marino se llama CRISTÓBAL COLON Y FONTEROSA, de cuyo origen, cuna y progenie vamos á tratar en este trabajo de rectificación histórica, con el fin de dar á conocer al comercio mundial, su verdadera patria y destruir la falsa leyenda de que había nacido en Genova. 

Investigaciones históricas.


   Durante cuatro siglos de pesquisas inútiles, han estado los historiadores, eruditos y cronistas, revisando archivos,exhumando documentos, escrutando datos y compulsando fechas, examinando papeles y cotejando escrituras,
desempolvando los carcomidos estantes de las bibliotecas,haciendo estudios paleográficos, caligraficos,grafológicos y arqueológicos, hurgando libros, tomos y volúmenes, y apelando á deducciones y forzadas interpretaciones
de vocablos ó frases, para determinar que la verdadera patria del navegante Colón, por haber éste dicho al fundar el mayorazgo de su nombre, que había
nacido en Genova.


   La obscuridad en que se halla envuelta la verdadera patria del Almirante del Océano, las sombras que cubren su nacimiento, su infancia, su educación, su juventud, sus ascendientes, su progenie y su vida, hasta su aparición en Castilla, con sus proyectos de descubrimiento de nuevas tierras; la confusión y divergencia de opiniones entre los autores, que han tratado de su vida en libros, folletos y artículos ; la deficiencia de los documentos presentados por los apasionados autores italianistas,interesados en el no esclarecimiento de la cuna del Virrey de las Indias, han creado innumerables dudas, dando lugar á que muchos autorizados críticos le negasen la cualidad de genovés, á la vez que haciendo imposible fijar con exactitud, cuál fué la patria nativa; acentuándose las investigaciones históricas entre los colombistas á partir de 1892, conmemoración del cuarto centenario del descubrimiento de América.


   En este asunto de rectificación histórica, están interesados tres pueblos, que son : Italia, Portugal y Galicia : llevando ó aportando sus historiadores y críticos, el valioso y eficaz concurso de sus conocimientos é investigaciones
históricas, para aclarar la verdad, toda la verdad, respecto á la verdadera cuna del Descubridor del Nuevo Mundo; y esa investigación y juicio histórico, ha de ir acompañado siempre de un alto espíritu de imparcialidad y despojado de todo apasionamiento.


   Con la controversia sostenida á través del tiempo, por los historiadores, eruditos y cronistas, para determinar la verdadera patria del intrépido Colón, ocurre algo parecido á lo que sucedió con la del famoso guerrillero
Viriato el Régulo, que hizo temblar las águilas romanas, yendo siempre al frente de los soldados gallegos; y cada vez que obtenía un nuevo triunfo sobre el ejército romano, regresaba á Galicia á descansar, cuya cuna disputaron
los portugueses durante algunos siglos. 


   Con la patria de Pelayo, Pelagius Thudensis, hijo de Tuy, jefe de la reconquista ibérica, iniciador de la vía gloriosa que va desde Mondonedo á Covadonga y de Covadonga á Granada para vengar la humillación del Guadalete,  ocurrió lo mismo, cuya cuna se disputaron los cántabros
y astures hasta al edad moderna; sólo que la patria de Colón él mismo se la calló, por las razones que en este libro se exponen, mientras que, la de aquellos dos célebres guerreros, se perdió en la obscura noche de los tiempos,
hasta que, las Ciencias Históricas con su crítica analítica y su lógica deductiva, vinieron á probar que tanto Viriato como Pelayo, nacieron en Galicia.

Pontevedra, la Cuna de Colón.


   La tan debatida cuestión de la verdad era patria de Colón, que venía envuelta en la obscura noche de los tiempos, que era una incógnita para los historiadores y eruditos, acaba de surgir nuevamente del polvo de los
archivos, cabiéndole la gloria de despejar la incógnita y correr las sombras que envolvían el pueblo en que vino al mundo, al eminente historiador y polígrafo Dr. Celso García de la Riega, ilustre historiador y autor de varias
obras de Historia y Geografía antiguas, y entre ellas ''Galicia Prehistórica" y Oestrimnis-Ophiusa, (Geografía antigua de Galicia).


   El Sr. García de la Riega, lleva más de treinta años -con paciencia benedictina, investigando é inquiriendo en el campo de la historia y desentrañando todo lo referente á tal asunto, para buscar la verdadera cuna del vidente Colón; desenterrando documentos oficiales y textos de
aquellos tiempos, escritos en varios idiomas, y señalando los errores en que han incurrido todos los historiadores, cronistas y críticos que de la vida de Colón se han ocupado, al tomar los datos del mismo origen, que es el dicho
ó frase ó manifestación de Colón al constituir su Mayorazgo,que había nacido en Genova.


    Las pacientes y laboriosas investigaciones históricas llevadas á cabo por el bibliófilo y lexicógrafo Dr. García de la Riega, corrieron las sombras y aclararon la obscuridad que envolvía la cuna del Almirante de las
Indias, que ha resultado ser Pontevedra, ciudad del antiguo Reino de Galicia, limítrofe á Portugal, semillero de marinos ilustres y patria de famosos almirantes y osados navegante como, Payo Gómez de Charino, Alfonso Jofre
Tenorio, Alvarez-Páez, Xan de Nova, Sarmiento Gamboa,los Nodales, célebres navegantes, los primeros que llegaron al paralelo 72 lat. N. ; hicieron un viaje á la América del Sud en el reinado de Felipe III y dieron la vuelta á la Tierra del Fuego ; descubrieron el estrecho de San Vicente, hoy Lemaire, determinaron las profundidades en las costa de Sud América y descubrieron varios islotes, entre ellos la Isla de Diego Ramos; y otros muchos navegantes que asombraron al mundo, y que pasaban por castellanos, como puede verse en la obra de Teodosio V. Torres.


    Los pueblos galiciano y portugués, que formaron la Lusitania, están unidos por los mismos elementos naturales, formando una sola familia étnica, confundidos por un dulce y amoroso lenguaje que es común á ambos pueblos,
aparte de la religión, usos, costumbres y temperamento,que se consideran un solo pueblo, llamando los portugueses á los gallegos, sus hermanos gemelos da outra ribeira do Miño. 


   Es tal la fraternidad de los portugueses de la provincia de Tras os Montes y los gallegos de Pontevedra, que en una misma familia hay individuos que son unos gallegos y otros portugueses ; al gallego se  le considera en Portugal como lusitano, como se consideró á los Colones, pues los portugueses del Tajo al Miño en nada se diferencian de los gallegos.


   Así, pues, nada de particular tiene que Colón pasara á Lisboa, centro en aquellos tiempos de empresas marítimas y descubrimiento de nuevas tierras, á donde iban todos los navegantes y aventureros, pues Colón tenía
predilección por Portugal, en donde había aprendido la navegación oceánica ; además, como dice el historiador Oliveira-Martins, Lisboa era la maestra de la navegación marítima en el siglo XV y su Escuela de Náutica alcanzaba
hasta el Cabo Finisterre ; y, como afirma el cronista D'Almeida, ''los puertos de Portugal y Galicia, le eran tan conocidos á Colón, que á cualquiera hora de la noche, entraba sin riesgo alguno". 


   Lo cual demuestra que le era familiar su acceso por haberlos frecuentado cuando joven, y que en ellos se había hecho marino.


Demostración del Descubrimiento


   Ninguna de las pruebas hasta el día aportadas al proceso,para probar la verdadera nacionalidad de Colón,ha dado resultado; los testimonios presentados son inadmisibles por la crítica histórica, por su dudosa autenticidad; los documentos justificativos son apócrifos los
unos y mixtificados los otros, por haberse agotado en Italia las fuentes de información respecto á la supuesta progenie de Colón, y los argumentos que se aducen, no resisten el más ligero análisis de la razón, ni del sentido común.


     El sabio y afortunado descubridor de la verdadera patria de Colón, demuestra y prueba su descubrimiento, con la autenticidad de variados testimonios de documentos en pergaminos y escrituras en papel, desenterrados de los viejos archivos, minutas notariales con todas las
condiciones de autenticidad en esta clase de documentos y otras determinadas particularidades, detalles y datos, como : el pergamino, papel, tinta, los caracteres caligráficos de aquella época, la ortografía, la redacción,
las frases sacramentales que se usaban en aquellos tiempos en la redacción de documentos; hallándose, algunos de ellos, agujereados y carcomidos, otros con los bordes rotos y algunos con frases y letras casi ininteligibles,
debido á la acción del tiempo transcurrido, pues tienen cerca de cinco siglos.


     Con abundancia de prueba documental é indiciaría y con argumentos irrefutables, fundados en bases verdaderas, en importantes tradiciones históricas y en indicios seguros, prueba de una manera concluyente, clara y patente, que no da lugar á la menor duda, que el Descubridor
del Nuevo Mundo, era gallego; que era mareante,nauta, piloto, matemático y cosmógrafo, que había sido criado en las rías gallegas que miran al Océano, en la parte más occidental de Europa y la más próxima á América.

   Quedando, en su virtud, resuelto el problema histórico y corrido el velo que cubría la verdadera patria ó nacionalidad del descubridor de América.


PRUEBA DOCUMENTAL


    En la Real Sociedad Geográfica de Madrid, dio una conferencia, el sabio descubridor de la nacionalidad de Colón, ante numeroso y selecto auditorio, en la que narró sus investigaciones y trabajos históricos llevados,
á cabo, exhibiendo y leyendo una serie de documentos,escrituras notariales, papeles, pergaminos, noticias, datos y detalles; y entre los documentos que prueban de una manera plena, convincente y decisiva la nacionalidad
gallega de Colón, tomamos los siguientes:


Documento No. 1.—Año 1528.

   Escritura de cartas de pago, dado á Inés de Mereles,por Constanza Corres, mujer, de Esteban de Fonterosa,fecha 22 de Julio de 1528.


Documento No. 2.—Año 1525.

   Escritura de aforamiento por el Consejo de Pontevedra,en 6 de Noviembre de 1525, á Bartolomé Sueiro, el mozo, mercader, y á su mujer María Fonterosa, folio 6 vuelto de un cartulario de 58 hojas de pergamino.


Documento No. 3.—Año 1512.

  Ejecutoria de sentencia de pleito ante la Audiencia de la Coruña, entre el Monasterio de Poyo y D. Melchor de Figueroa y Cienfuegos vecino y Alcalde de Pontevedra, sobre foro de la heredad de Andurique, en cuyo texto se
incluye por copia la escritura de aforamientto de dicha heredad, hecho por el expresado monasterio á Juan de Colón, mercante de aquella villa, y á su mujer Constanza de Colón, en 13 de Octubre de 1512.


Documento No. 4.—Año 1496.

  Escritura de aforamiento por el Consejo de Pontevedra,en 14 de Octubre de 1496, á María Alonso, de un terreno cercano á la puerta de Santa María, señalado como uno de sus límites, la heredad de Cristóbal (cp.º) de
Colón, folio 20 vuelto de dicho cartulario de 58 hojas en pergamino.


Documento No. 5.—Año de 1454.

  Acuerdo del Concejo de Pontevedra, año de 1454, sin señalar el día ni el mes, nombrando fieles cogedores de las rentas del mismo año, entre ellos, á Gómez de la Senra  y á Jacob Fonterosa para las alcabalas de hierro. Folio
66 del libro de Concejo que empieza en 1437 y termina en 1463 con 78 hojas.


Documento No. 6.—Año 1444.

   Folio 48 del mismo libro. Acuerdo del Concejo fecha 1.° de Enero de 1444 en que se da cuenta de la carta fieldades del Arzobispo de Santiago, nombrado fieles cogedores de las rentas de la villa en dicho año, entre ellos á
López Muñiz ó Méndez y á Benjamín Fonterosa, para las alcabalas de las grasas.


Documento No. 7.—Año 1440.

 Minutario Notarial de 1440, folio 4 vuelto. Escritura de 4 de Agosto, por una parte del terreno de la rúa de D. Gonzalo de Pontevedra, á favor de D. Juan Osorio, picapedrero, y de su mujer María de Colón.


Documento No. 8.—Año 1437.

   En el mencionado libro del Concejo, folio 26, acuerdo de Pedro Falcón, juez; Lorenzo Yañez, alcalde y Fernán Pérez, jurado, en 29 de Julio de 1437, mandando á pagar á Domingo de Colón y Benjamín Fonterosa,24 maravedí viejos por el alquiler de dos acémilas que llevaron con pescado al Arzobispo de Santiago.


Documento No. 9.—Año 1436.

   Minutario notarial, 1436. Escritura de aforamiento en 31 de Marzo, hecho por Fernán Estévez de Tuy, Alvaro Alfón, de una viña en la feligresía de Moldes en Pontevedra, señalando como uno de sus límites otra viña del alferante que labra Jacob Fonterosa, el Viejo.


Documento No. 10.—Año 1435.

  Minutario notarial de 1435. Escritura de 25 de Diciembre,en la que Alfon San Jacob, afora la mitad de una viña á Ruy Fernández y á su mujer Elvira Columba.


Documento No. 11.—Año 1434.

 Minutario notarial que empieza en 28 de Diciembre de 1433 y termina el 20 de Marzo de 1435, 98 hojas folio 85, vuelto. Escritura de 29 de Septiembre de 1434 de compra de casas y terreno hasta la casa de Domingo Colón, el Viejo, por Payo Gómez de Sotomayor y su mujer doña Mayor de Mendoza.


Documento No. 12.—Año 1431. 

  El mismo minutario, folio 80. En 11 de Agosto de 1431, escritura de venta de la mitad de un terreno que fué casa de la Rúa de las Obejas por María Eans á Juan de Viana, el viejo, y á su mujer María de Colón, moradores
en Pontevedra.


Documento No. 13.—Año 1434.

  Minutario notarial, de 1434. Escritura de venta de Enero, en que Gonzalo Fariña, hijo del Ñuño Mouriño y de Catalina Columba, difunta, hace donación de una casa sita en la Rúa de D. Gonzalo de dicha villa.


Documento No. 14.—Año 1434 y 1445.

  Minutario notarial de 1434 y 1445, folios 6 vuelta y 7. Dos escrituras correlativas, fecha 19 de Enero de 1434, en que el Abad del monasterio de Poyo se obliga á pagar, respectivamente, 274 maravedís de moneda vieja
á Blanca Soutelo, heredera de Blanca Colón, difunta,mujer que fué de Alfonso Soutelo, y 550 maravedís de la misma moneda á Juan García, heredero de dicha Alfonso de Soutelo y su mujer Blanca Colón.


Documento No. 15.—Año 1428.

   Minutario notarial, cuaderno de 17 hojas, folio 2. En 28 de Noviembre de 1428, escritura de censo hecho por María Gutiérrez, á favor de la cofradía de "San Juan",de Pontevedra, en presencia de los procuradores y cofrades
de la misma, Bartolomé de Colón y Alvaro da Nova.


Documento No. 16.—Años 1470 á 1480.

   En un cuaderno de cuentas y visitas de la cofradía de marineros llamada de "San Miguel" en Pontevedra, entre los años de 1470 á 1480, figura un Alfonso de Colón pagando el impuesto ó arbitrio de viajes de su  barco, en Pontevedra al puerto de Aveiro en Portugal.


Documento No. 17.—Año 1489.

    En 1489, Pedro González, hijo natural de Bartolomé Colón,gallego, otorga testamento en Córdova. El historiador D. Rafael Ramírez de Arellano, en un estudio referente á Doña Beatriz Enríquez de Arana, la amante de Colón,
publicado en el Boletín de la Real Academia de la Historia en Diciembre de 1900, dice: que ese Colón vino á Córdova en 1425, ó tal vez sea el Bartolomé Colón que cita el Sr. de la Riega, y sin duda emigrado de Pontevedra
y establecido en Córdova, dadas las activas relaciones,que en aquellos tiempos, mantenía Pontevedra con Sevilla y otros puertos andaluces.

Los anteriores documentos están redactados en idioma gallego, y el siguiente en romance ó castellano de aquella época.


Documento No. 18.—Año 1413.

 Cédula del Arzobispo de Santiago, Señor de Pontevedra,mandando al Concejo, en 15 de Marzo de 1413,que entregue á maese Nicolao Oderigo de Janua 15,000 maravedís de moneda vieja, blanca en tres dineros.


    Así, pues, en la provincia de Pontevedra, en Galicia,desde 1428 á 1528, es decir, una generación anterior á la del Almirante y en la que él perteneció, aparece en Pontevedra su famoso apellido unido á nombres propios, de casi todas las personas que formaron su familia: 


   Domingo Colón el Viejo, otro Domingo Colón, Cristóbal Colón,Bartolomé Colón, Juan Colón, Diego Colón, Blanca Colón,esto es, una renovación muy frecuente en todas partes originada por afecto, por respetuoso recuerdo á los
antepasados, ó por padrinazgo de los parientes inmediatos en la pila del bautismo ; y, como si esto no fuera bastante,aparecen juntos los dos apellidos de Colón y Fonterosa, en el mandato del pago relativo á servicio especial,
todo lo cual constituye, al lado de los demás indicios,la clave de la unión ó matrimonio de un Colón con una Fonterosa, de cuyo matrimonio nació el célebre navegante.


   En presencia del acuerdo del Concejo de Pontevedra,como afirma el sabio historiador, que en 29 de Julio de 1437, manda á pagar 24 maravedís viejos á
Domingo Colón y á Benjamín Fonterosa, nace espontáneamente la reflexión, de que va poca distancia de un matrimonio realizado por personas de ambas familias, á la asociación para negocios ó de intereses entre estas últimas;
ó al contrario, de la asociación al matrimonio, y he aquí el medio más sencillo para explicar el hecho de que el Almirante tuviera por padres á un Colón y á una Fonterosa, dando la clave al misterio de su vida.


    Entre los documentos originales, aparece también que en 1512 un Juan de Colón "mareante", nombre que se daba á la gente de mar en aquellos tiempos; y en 1496 —en pleno descubrimiento de América—la heredad "Cristóbal Colón"; y en 1437 resultan asociados para un servicio el Arzobispo de Santiago, Domingo Colón y Benjamín Fonterosa, ¿no podría ser, como observa el Sr. Antón, Marqués de Dosfuentes, que unidos por los negocios
estos amigos enlazaran por un matrimonio sus familias,casándose un hijo de Domingo con una hija de Benjamín, de los que resultarían los Cristóbal y los Diego Colón y Fonterosa? Parece de una lógica inñexible esta deducción
y de una eficacia persuasiva y sugestiva que nos conduce directamente á la verdadera patria del descubridor de América.


   De los mencionados documentos, resulta que el Domingo de Colón, á quien se refiere, era un modesto comerciante, y si el Almirante fué hijo de él, no sería absurdo suponer que las preocupaciones sociales de aquellos tiempos,
fueron motivos bastantes para obligarle á ocultar patria y origen.


    El apellido Fonterosa aparece en la provincia de Pontevedra
con los nombres de Jacob el viejo, otro Jacob el Benjamín; la madre de Colón se llamaba Susana. 

"Si el Almirante perteneciese á esta familia, hebrea, sin duda, dice el Sr. La Riega, que así puede deducirse de su nombre bíblico, ó por lo menos de cristiano nuevo", 

no habríamos de disculparle y declararle plenamente justificada su resolución de no revelar tales antecedentes, dado el odio á dicha raza que existía en aquellos tiempos, y dadas las iras que contra ellos se desencadenaron en la segunda mitad del siglo XV, en que la raza hebraica estaba expuesta de continuo á toda suerte de atropellos é injusticias, se explica que el Almirante del Océano, tuviese interés en ocultar su cuna gallega y su origen semítico.

  Razones que indujeron á Colón á ocultar su patria y origen, á cambiar de nacionalidad y á variar su apellido paterno.


   En los pasados tiempos, lo mismo que en los modernos,la frase ó sentencia bíblica, nadie es profeta en su tierra,se ha cumplido; la condición de extranjero, despierta en sus semejantes, más interés, más atracción, más simpatía y más respeto á su persona ; aún hoy, muchos hombres de
talento, van al extranjero á dar á conocer sus producciones intelectuales, pues allí se les oye, se les atiende, se les respeta, se les hace justicia; díganlo, recientemente, los ingenieros españoles Torres-Quevedo y Balsera que sus
inventos fueron admirados en París y Londres y admitidos por la Ciencia, mientras que en España se les calificaba de locos y de chiflados, por ese pueblo influenciado por el quijotismo castellano, que en pleno siglo XX aun
sigue creyendo que la ciencia radica en Berlín, el arte en París y el mercantilismo en Londres.


   Si Colón se presentara en la Corte de Castilla, con su proyecto, diciendo que era gallego, no le hubiera oído nadie, le hubieran considerado un loco, un visionario, un tonto ; porque, dado el erróneo concepto que Castilla y
Andalucía tienen formado del sufrido pueblo gallego, no cabía en la cabeza de ningún español de aquellos tiempos,que un humilde marino gallego, fuera capaz de encontrar el camino de las Indias, á través de desconocidos
océanos; además, las ociosas é indolentes gentes de Andalucía y Castilla, creen por ignorancia supina, que el laborioso y honrado pueblo gallego, es un pueblo de imbéciles y de estúpidos, incapaz de producir nada intelectualmente,
estúpido error que divulgaron por América.


   Por otra parte, el pueblo gallego, era mirado con desprecio por los Reyes Católicos—aún hoy por Castilla —porque se alzó apoyando la causa de ''La Beltraneja", en contra de Isabel de Castilla; y en venganza, le despojaron
de sus libertades, le maltrataron y sojuzgaron á Castilla, quedando el antiguo reino de Galicia reducido á la condición de esclava colonia.


   Colón, hombre de clara inteligencia y especial organización cerebral, conocía las preocupaciones sociales de su siglo, y como había estudiado y viajado por Italia y navegado por los mares, entonces conocidos, con el fin de
alcanzar nombradía, tener acceso y ser bien recibido en todas partes, empezó por ocultar ó negar su verdadera patria, haciéndose pasar por genovés; á la vez que variaba ó modificaba su apellido paterno Colón por el de Colombo,
pues el apellido materno nunca lo había usado, por ser los marinos de aquel pueblo, los que de más fama disfrutaban y ser la República de Genova, la
más floreciente y más mercantil del siglo XV y la que predominaba en el Mediterráneo.


   Además, Colón, con el fin premeditado de beneficiarse al comienzo de su carrera de piloto, nauta ó navegante, con el prestigio que en aquellos tiempos tenían los navegantes genoveses y portugueses, se atribuyó nacionalidad
italiana; pues nadie ignora, que al servicio de Castilla han estado italianos y portugueses, como Bocanegra, nombrado Almirante de Castilla por Alfonso XI, los Dorias, Laucarlas, Magallanes, Cabotto y otros muchos que podríamos citar.


   Por aquellos tiempos, antes y después del descubrimiento de América, vivían en Italia los famosos marinos de apellido Colombo, siendo éste un aliciente para su popularidad y para ser admitido en las Cortes extranjeras, y
también para la ayuda que pudieran prestarle los poderes públicos al saber que era miembro de una familia de marinos ilustres, á la vez que hijo de la populosa ciudad de Genova, dominadora del mar Mediterráneo.


    Así, pues, nada de extraño tiene que Colón, después de haber navegado por todos los mares conocidos, y en posesión del secreto que le legó el piloto Alonso Sánchez, sobre yacimiento de nuevas tierras en el Mar Tenebroso,
aparentando ser un creyente cristiano, solicitase ayuda para la realización de su empresa, de soberanos católicos;habiendo encontrado apoyo en frailes españoles y protección en una reina católica y ayuda en un fraile dominico
conterráneo suyo, y puesta su protección bajo la bendición del Papa, había de tener necesariamente mucho interés en ocultar, no sólo su origen semítico, sí que también su humilde nacimiento de modesta familia galiciana,
aparentando ser extranjero de linaje ó estirpe ilustre.


   Por las razones expuestas, Colón se decidió á ocultar su cuna y su origen; pues la duda de que era italiano, la alimentaron sus contemporáneos, sus amigos más íntimos, sus compañeros de aventuras y aún sus hijos; pues tal parece,que tanto sus hermanos como sus hijos, obedecieron á una consigna, al ocultar el origen gallego de su padre; siendo cosa muy rara, que los hijos no sepan donde han nacido sus padres.


Colón y Fray Diego de Deza.


    Después de los Reyes Católicos, el personaje que más ha influido en el descubrimiento de América, por el apoyo que prestó á los proyectos cósmicos de Colón, fué el ilustre fraile dominico Fray Diego de Deza, varón de suma
autoridad en ciencia y prudencia, que descendía de la ilustre é histórica familia de los Dezas de Santiago de Compostela, de la que, uno de sus vastagos, fué Arzobispo y otros miembros de la misma familia desempeñaron
papeles importantes en la Historia de Santiago, si hemos de creer á los cronistas de aquellos tiempos; otros le suponen nacido en Toro (Zamora), pero oriundo de Galicia, pues la provincia de Zamora linda con Portugal y con
Galicia y lo mismo la de León.


   El ilustre escritor militar, coronel Sr. Otero Pimentel,descendiente de uno de los Virreyes del Perú, y de noble é ilustre prosapia compostelana, sostiene que Fray Diego de Deza es galiciano, y en uno de sus trabajos históricos
referentes á la naturaleza gallega de Colón, dice:


 "Lo que no ofrece duda alguna, por estar demasiado conocido, que otro ilustre hijo de Galicia, fué el más eficaz protector de Colón, para que éste realizara su gigantesca empresa, Fray Diego de Deza, consejero de los Reyes Católicos, maestro del Príncipe Don Juan, Obispo de Pobucia y más tarde Arzobispo de Sevilla; fué el "principal causante del descubrimiento de las Indias,según la categórica manifestación del Almirante Colón, en las cartas dirigidas á su hijo Diego; y esta misma coincidencia de ser gallego aquel famoso prelado, es
otro indicio favorable para afirmar que Colón era gallego y no italiano."


    Según las nuevas investigaciones históricas referentes al Descubrimiento de América, Fray Diego de Deza, sabía bajo secreto de confesión, que Colón era nativo del Reino de Galicia. Por otra parte, Fray Diego de Deza, sostenía activa correspondencia con el Arzobispo de Santiago y los obispos de Orense y Lugo, siendo un piadoso protector de las dignidades gallegas. 


   Estas afirmaciones postumas del ilustre catedrático de la Universidad de Madrid, Dr. Sales y Ferré, arrojan mucha luz sobre la verdadera cuna de Colón, y explican la especial protección que Fray Diego de Deza le ha dispensado al Descubridor del Nuevo Mundo.


   Cuando Colón fué á Salamanca para que sus proyectos,acerca de la redondez de la tierra, fueran examinados,por la famosa Junta de Teólogos, fué presentado antes al prior de los religiosos dominicos del convento de San Esteban, que se llamaba Fray Diego de Deza, catedrático de Teología y profesor del príncipe Don Juan; habiendo dispuesto que se le dispensaran á Colón toda clase de atenciones, dándole hospedaje y todo lo que necesitare, por donde quiera que fuere, ofreciéndole prestarle todo su apoyo y protección para llevar adelante su empresa, dando á conocer su proyecto á los hombres más notables de la Corte de Castilla.


   Ante la célebre Junta de Salamanca,—toda hostil á los proyectos de Colón,—el único hombre que se levantó á defender á Colón y sus proyectos geográficos y geodésicos, llevando el convencimiento al ánimo de sus compañeros
de que los proyectos presentados por Colón, no se oponían á los cánones de la Iglesia y consiguiendo que la Junta diera su aprobación á las teorías cosmogónicas del nauta galiciano fué el famoso teólogo Fray Diego de Deza.


   De manera, que, ante la histórica Junta de Salamanca,solo presto apoyo, á las doctrinas cosmográficas referentes á la redondez de la Tierra presentadas por Colón, un hombre de talento y de gran organización cerebral, un
patriota galiciano, que fué el fraile dominico llamado Fray Diego de Deza, padre espiritual del descubridor de América y confesor de los Reyes Católicos.


PRUEBA INDICIARIA


    El navegante Cristóbal Colón, á las tierras que iba descubriendo, las bautizaba con diferentes nombres, empezando por cumplir con Dios y después con los Reyes y luego con la Patria ; dando el nombre de Salvador y Concepción á las dos primeras islas que descubrió, en acción de gracias al Cielo; á las siguientes, las de Isabela, Fernandina y Juana como demostración de agradecimiento á la familia real española ; después descubre otra en el Mar Caribe á la que bautiza con el nombre de La Española, tributo de recuerdo á la nación que apoyó su colósal empresa; luego da nombres que son recuerdo y admiración á los lugares donde nació y jugó en los primerosaños de su infancia; tomando posesión de aquellas tierras, en la forma acostumbrada, ó sea, clavando en la tierra una cruz, como símbolo de la civilización cristiana.


   A otra isla que encuentra delante de la proa de su nave, en el mar Antillano, le da el nombre de San Salvador, que es el nombre de la parroquia de San Salvador de Poyo, donde probablemente fué desprendido del claustro
materno y recibió las aguas del bautismo el Almirante;y á la primera bahía que encuentra la bautiza con el nombre de Porto Santo, que es el nombre de la ensenade de la parroquia de Santa María, siendo este nombre el
segundo con que se bautizó la carabela La Gallega, en el puerto de Palos.


    En su segundo viaje dio el nombre de La Gallega á una de las islas del mar de las Antillas, nombre, que tal vez, sea un recuerdo á la bendita carabela La Gallega, que fué construida en Pontevedra; y á la isla Quisqueya,la bautizó con el de La Española—hoy Santo Domingo —no ocurriéndosele dar el nombre de La Genovesa, La Portuguesa,La Corsa, La Italiana, La Latina, La Griega, La Castellana, La Andaluza, etc., á ninguna de las tierras que descubría.


   Y, si examinarnos la Historia de los descubrimientos geográficos, vemos que los descubridores, daban ó bautizaban con nombres de pueblos de su patria, á las tierras que descubrían ó conquistaban. Los nombres de los pueblos
de América, tanto latinos como sajones, nos lo demuestran claramente.


    En el tercer viaje, al primer promontorio de tierra que divisa desde el puente de la nave '' Capitana", le da el raro nombre de La Galea, y el nombre de Galea se da en Pontevedra á una plaza ó espacio comprendido entre
varios dificios, cerca del muelle ó fondeadero llamado de la Puente. En la escritura ó documento No. 4 se menciona La Galea, que linda con terrenos de Domingo de Colón el viejo, que ocupaban la puerta y torre de la Galea ; era   el lugar ó sitio donde los marinos extendían sus redes y aparejos y estaba frente á ios fondeaderos de las naves; y la huerta que en Pontevedra poseía Juana de Colón, también linda con la ensenada de San Salvador, llamada
ó bautizada por Colón, Porto Santo, á una de las grandes bahías en el mar de las Indias Occidentales.


   Observará el lector, que Colón no se haya acordado de los actos de su vida de navegante, ni de sus hijos, ni de sus padres, ni de sus mujeres, ni de sus parientes, ni de los países en que dicen nació : Genova, Calvi, Saona,
Córcega, Italia, Portugal; ni de Córdova, Huelva, Palos,Azores, donde vivió, etc., ni realizó acto alguno que confirme ser de aquellos países ; que los nombres dados á las tierras que descubría, coinciden con los lugares y sitios
donde nació, frecuentó y pasó los primeros años de su niñez. Estas coincidencias son significativas, sugestivas y esencialmente persuasivas, que nos llevan de la mano hacia la verdadera cuna del Almirante.


    Colón en la preparación del cuarto viaje á las Indias,solicitó el apoyo de las Oficinas de Sevilla, que eran las que entendían, gestionaban y preparaban todo lo referente al Descubrimiento, cuyo ocioso personal empezó á
tildar á Colón de gallego, haciendo caso omiso á su petición; pero Colón, sin vacilaciones, preparó él mismo,cuatro carabelas de setenta toneladas a las que puso por nombres La Capitana, como recuerdo de la nave en que hizo el descubrimiento ; á la segunda le puso el nombre de Santiago; á la tercera le dio el nombre de El Gallego y á la cuarta le bautizó con el nombre de La Vizcaína,dotándolas del personal de su agrado, entre  que figuraban muchos gallegos, según puede comprobarse con los respectivos roles, Diego Tristan, Francisco Ruiz, Antón Donato, Juan Barba, Francisco Bermúdez, Juan Noya,. dando el mando del Santiago á Francisco de Porras.


   Como observará el lector por los nombres de las naves y gran parte de la tripulación, se ve el amor del galiciano hacia su patria, la quee le sigue por doquiera que vaya. 
   

     En la prueba documental, aparecen los nombres de Domingo, Cristóbal, Bartolomé, Juan, Diego y Blanca, nombres iguales á los de la familia de Colón. Según manifestaciones de Colón, su hermana Blanca había muerto y Juan desapareció, quedando solo Cristóbal y Bartolomé,pues Diego se unió á ellos después que tuvo noticias del glorioso descubrimiento de América; apareciendo también los nombres de dos perrsonajes conocidos por Colon Ó Vello y Colon ó Mozo; y de la prueba indiciaria se deduce que los nombres que iba dando á las tierras que descubría, son una ofrenda amorosa de su recuerdo á los sitios, lugares, templos, plazas, ríos, bahías, donde nacióy pasó los primeros años de su infancia.


   La carabela Santa María ó La Gallega, fué construida en los famosos astilleros de Pontevedra, siendo la preferida por Colón para Capitana, no obstante ser un buque de carga, ya viejo y de malas condiciones marineras,
pues La Niña y La Pinta reunian mejores condiciones,y como dice el bibliófilo García de la Riega, ¿fué casual esta elección ó quiso reunir en el nombre de La Gallega los dos recuerdos, el de la nave y el de Galicia, si en ella hubiese nacido?


   Colón en uno de sus viajes, dio el nombre de San Miguel á la punta más occidental de la Isla de La Española, ó sea Santo Domingo, que viene á ser el nombre de la cofradía de marineros de Pontevedra, que existió ,de 1470 á 1480; y el día 6 de Diciembre de 1492, Colón tomó puerto en el extremo occidental de Cuba, al que dio el nombre de San Nicolás, nombre que aún se conserva y que viene á ser el nombre de la cofradía de mareantes
que existió en Pontevedra en el siglo XV; y ni en Genova, ni en Saona, ni en Córcega, ni en Cabri, existieron cofradías bajo la advocación de San Miguel,
ni de San Nicolás.


   En el segundo viaje. Colón después de costear la isla de Cuba en su extremidad oriental, dirigió su nave hacia el Sud, descubriendo el día 3 de Marzo de 1494 la isla de Jamaica, anclando en el primer puerto que encontró,
al que puso el nombre de Santa Gloria, y la nave en que iba cuando la descubrió se llamaba Santa Clara; y el nombre de Jamaica, que es indígena, fué sustituido por el de Santiago, nombre con que bautizó la isla Diego
Colón.


   Colón, en su segundo viaje á las Indias, en Abril de 1494, exploró nuevamente la extremidad oriental de la Isla de Cuba, á cuyo punto ó cabo bautizó en el primer viaje con el nombre de Alfa y Omega, creyendo hallarse
en los iiltimos límites del continente asiático, nombre que fué substituido por el de maisí, ó emaisí, ó sea el grito que dio la tripulación de La Capitana cuando Colón, desde el puente de su nave, anunció ¡tierra! Esta frase galiciana
tan discutida, quiere decir en castellano, es verdad, es cierto.


    Hay opiniones de que la frase emaisi, fué pronunciada por Sebastián de Campo, piloto gallego que acompañó á Colón en uno de sus viajes, siendo el primero que bojeó la Isla; también se atribuye la citada frase
á Diego de Salcedo, criado de Colón. El cubanismo, se creyó en principio, que este vocablo era de cultura indígena, pero por trabajos históricos de autorizados colombistas, se probó que es frase eminentemente galiciana.


   En las memorias de Colón, los historiadores castellanistas,encontraron algunas frases de sabor ó léxico galiciano,que no han sabido verter ó traducir al castellano;así como en la frase que Colón emplea, al describir el desembarco, en un día ardiente ó caluroso de los trópicos en que el sol penetra en el cuerpo como si fuera un hierro enrojecido dice: el sol tenía espeto, frases que cambiaron por esta otra : el sol tenía ímpetu, ignorando que en Galicia se dice: ten ó sol espeto, cuando los rayos del sol son ardientes; aún se podrían citar otras frases galicianas que también usa Colón en su correspondencia.


    Por el documento No. 18, se ve, que por cédula del Arzobispo de Santiago, Señor de Pontevedra, fechada en 15 de Marzo de 1413 y dirigida al Concejo, Juez, Alcalde, Jurados y hombres buenos de la villa de Pontevedra,
se ordena entregar "recogidos y recabados" 15,000 maravedises
de moneda vieja á Maese Nicolás Oderigo de Genova. 


   Este apellido Oderigo, es el de un íntimo amigo de Colón, que le mereció la confianza de ser depositario en 1502, de las copias de sus títulos, despachos y 
demás documentos y se llamaba Nicolás Oderigo y había sido embajador ó representante de la República de Genova ante los Reyes Católicos; obsérvase que entre ambos Oderigos ha transcurrido casi un siglo y que demuestra
que eran dos los individuos del mismo nombre y apellido,uno en 1413, y otro en 1502 ; esta coincidencia, hace reflexionar, si el primero fué un ascendiente del segundo, que probablemente fuera también navegante ó mercader
que traficaba en los puertos de Galicia, que cobraba de orden del Arzobispo de Santiago 15,000 maravedíes, ó si alguno de sus descendientes hubiera podido ser cónsul ó embajador en la República de Genova, ó también si los
padres de Colón emigraron á Italia y que el Oderigo de Galicia dio para el de Italia alguna recomendación del Arzobispo de Santiago.


    La historia de este personaje no está aún bien aclarada.De la prueba indiciaría se desprende, que por los años 1444 al 1550 los padres de Colón emigraron á Genova, pues nadie ignora que Galicia ha sostenido siempre, aún
hoy, activo comercio de salazón ó de sardinas con Genova y Nápóles, y llevaron recomendaciones para el Arzobispo de Pisa, que había sido clérigo sine cura de la Iglesia de Santa María la Grande de Pontevedra, y cobraba
un quiñón de sardina de los mareantes de la villa; como Colón dominaba el latín, se colige ó se deduce que hizo los primeros estudios en Pontevedra, que después pasó á Italia, ó fué con sus padres recomendado por el Arzobispo
de Santiago ó algún Olderigo : ó también puede inducirse que los padres de Colón, hubieran emigrado a Italia, huyendo á las persecuciones contra los judíos.


   En uno de los documentos de fecha 1454, que acaba de exhumar del polvo de los archivos, el señor G. de la Riega, entre otras cosas, dice textualmente:
diante das casas que queimou domingos de colon ó mozo;así, pues, esta debe ser una de las causas principales para que Colón emigrase á Italia, pues en aquella época, según los cronistas, había en Galicia mucha miseria debido á las perturbaciones políticas precursores del alzamiento de 1467 ; además se sucedían los robos, incendios, desastres, etc., según se comprueba con varios documentos encontrados por La Riega y por el erudito historiador  compostelano Dr. López Ferreiro.


  El Obispo de Tuy, D. Diego de Avellaneda, en una pastoral, bula ó instrucciones posterior al Descubrimiento, ensalza el mérito de Galicia y hace mención de que el marino Cristóbal Colón era nativo del Reino
Gallego. Esta pastoral nos demuestra, que en Galicia,se creía que el Colón que acababa de descubrir la América, era de la familia de los Colones de Pontevedra, por más que el rumor público, decía qué era extranjero;
siendo este otro indicio favorable para afirmar que Colón era gallego, y no italiano como el vulgo y muchos eruditos creían.


   Por otra parte, el descubrimiento del Nuevo Mundo no causa entusiasmo, no despierta interés en Genova,ni atrajo la atención de ninguna de las ciudades que se decía había nacido Colón, ni despertó estímulos patrióticos en el pueblo ni en el gobierno, ni en las autoridades, ni entre los miembros de las familias que se decían sus parientes ; y siendo, como era,el más famoso de los almirantes de aquellos tiempos, no se vio la existencia de pariente alguno nacido en los pueblos de Italia, que dijera ser de la familia del más cristiano de los navegantes, cuando su popularidad habia llegado al cénit ; es más, la mercantil República de Genova, reina de los mares en aquel momento histórico, vio con indiferencia los descubrimientos de Colón hasta el
año de 1577, en que fué colocado un marmol ó lápida debido á la influencia y gestiones de la Iglesia, lo cual nos demuestra claramente que Colón no era italiano.


GENEALOGIA DE LA CASA DE COLÓN


   Dice el historiador La Riega:

 ''Como si la Providencia ó el acaso, hubiesen querido que se cumpliese la fórmula hipócrita de la escritura de fundación del Mayorazgo de Colón, de poner en Genova persona de su linajecon Casa, Estado, aparece en Pontevedra en el siglo XVII, con Casa, Estado, Rentas y Patronazgo de una Capilla, Nuestra Señora del Buen Suceso, en el Convento de San Francisco, una señora llamada Da. Catalina Colón y Portugal"


 ¿Debía esta señora pertenecer á la familia del Almirante de las Indias? indudablemente que sí.


   En efecto, el tercer Almirante D. Luis Colón, hijo de don Diego, segundo Almirante y nieto del supuesto genovés,muere en 1571 siendo el último de su apellido.El cuarto Almirante es D. Ñuño, llamado Colón de Portugal, pero cuyo verdadero apellido es el segundo como hijo de D. Alvaro de Portugal y Colón, Conde de-Gelves, nieto de Da. Isabel Colón, hermana de D. Luis,
tercer Almirante, continuando llamándose los descendientes de Colón, Colón de Portugal, durante las generaciones sucesivas, hasta que este apellido se pierde de nuevo en el décimo Almirante D. Carlos Fitz-James Stuart y Colón de Portugal hijo de doña Catalina Colon de Portugal, duquesa de Veragua, noveno Almirante.


Hijo del precedente fué el onceno Almirante, D. Jacob Fitz-James Stuart Colón de Portugal, después del cual pasa la casa, por pleito, en virtud del mejor derecho como descendiente por otra rama de Cristóbal Colón, á.
D. Mariano de Larreategui. el cual tomó el apellido Colón,duodécimo Almirante en 1790, que es la actual.


   Singular coincidencia es la de residir en Pontevedra en el siglo XVI una rama de la familia de Cristóbal Colón no siendo Da. Catalina Colón de Portugal la única de ella, pues que en su obra La Gallega entre los hijos
ilustres de Pontevedra, cita el Sr. La Riega á Miguel Enrique Colón de Portugal, Alcalde Mayor de Méjico, aproximadamente en la misma época.

                          Extinción del mayorazgo


   Al constituirse en 1498 la fundación del Mayorazgo,fueron llamados sus dos hijos Diego y Fernando, nacidos,el primero en Lisboa, y el segundo en Córdoba, y en defecto de éstos, los dos hermanos de Colón, Bartolomé
y Diego, siendo Bartolomé de edad avanzada, y Diego quería entrar en el sacerdocio, según declara el Almirante,no teniendo sucesión ninguno de los dos; así pues, el Mayorazgo tenía grandes probabilidades de extinguirse,
y en previsión de ello, el astuto Colón, no teniendo sucesión, declara heredero en defecto de sus hijos y hermanos el pariente más cercano que estuviera en cualquier cabo del mundo; añadiendo, que su linaje verdadero era de los llamados de Colon, con antecesores llamados de Colon.


    Con esto Colón desvirtúa su declaración heráldica de haber nacido eni Genova, porque repudia el apellido Colombo y porque en dicha ciudad nunca existió el linaje verdadero de los llamados de Colón. Precisamente,
los Colón de Pontevedra ofrecen esa preposición de antes del apellido, lo cual es contundente, y nos conducen hacia la cuna pontevedresa de los Colones.


¿Y quien habla de su linaje verdadero sino para distinguirse de otro ficticio ó aparente? A los ochenta años de la fundación del Mayorazgo
se extingue la línea masculina de la casa del Almirante,presentándose dos supuestos parientes de apellido Colombo,uno de Cucaro y otro de Cuqureo, poniendo pleito á la Casa de Colón, no logrando ninguno de ellos probar
su parentesco, siendo desestimadas las dos citadas demandas.


   De los Colombos de Genova, cuyo apellido había usado Colón algún tiempo, no se presentó ninguno, lo cual prueba que no tenían parentesco alguno con la
familia del Almirante, y que la nacionalidad genovesa que Colón se atribuía era falsa. El apellido Colombo, es tan común en Italia como lo s de Pérez, López, García y Fernández, en España, lo cual hemos podido observar en el viaje que á Italia hicimos en 1893, á nuestro regreso de los Estados del Río de la
Plata, desembarcando en la ciudad de Genova; y como dice el ilustre historiador americano E. Harrisse, que en la Liguria encontró solamente 16 individuos de apellido Colombo, sin que les ligara parentesco alguno.


                                  MAS PRUEBA INDICIARÍA


    Respecto á la vida de Colón, antes de su venida á España hacia el año 1486, muy poco ó nada se sabe; la obscuridad es grande, y las diligencias más exquisitas de los escritores, no han podido disipar hasta ahora, del
todo, las tinieblas que la envuelven; ni biógrafos, ni cronistas que le acompañaron en sus viajes, ni sus íntimos amigos, ni su mujer, ni sus hijos, pudieron responder, á ciencia cierta, sobre la cuna de su padre, lo cual
viene á corroborar la afirmación de su hijo Fernando en la ''Vida del Almirante", que dice: que su padre quiso hacer desconocido é incierto su origen y patria, cuya historia dio á conocer al mundo civilizado, sin haber dicho donde había nacido su padre.


   En cuanto á su otro hijo Diego, puede afirmarse, que no es de su matrimonio de Portugal, pues no se explica el por qué de ignorar, cuando se casó su madre Felipa,el lugar donde fué enterrada, que ni él ni su padre le costearon una humilde sepultura, habiendo disfrutado de tantas riquezas, placeres y honores, ni se acordaron de llevarla á Santo Domingo, ni dedicarle sufragios á su alma, ni siquiera la han mencionado para nada en en ninguno de sus escritos ; y todos los historiadores portugueses callan el origen de esa mujer y dudan si los
apellidos Muñiz y Perestrello fueran los verdaderos, pues el segundo vino á saberse á los cincuenta años después de muerta.


   Colón, en el apogeo de su gloria, se esforzó en seguir ocultando patria y origen, conducta ó consigna seguida, tan cuidadosamente por sus hermanos, por sus hijos, que según éstos, ni siquiera supieron la nación en que había
nacido su padre; y como dice la Riega, si aquel hebreo que moraba á la puerta de la judería, para el cual legó una manda en su testamento, y cuyo nombre se reservó sería algún pariente del insigne Almirante?


   Los hermanos Cristóbal y Bartolomé Colón, viendo la imposibilidad de declarar sus antecedentes de patria y familia, sin contraer matrimonio legal, se unieron maritalmente con sus amantes, teniendo un hijo natural de
cada una, los que ignoraron la verdadera patria de sus padres.


   También se halla entre sombras la vida de Colón en Portugal y en las Azores, y lo mismo su viaje á Huelva, que da lugar á grandes reflexiones, pues en vez de hospedarse en la casa de los esposos Muliarte, que se decían cuñados de Colón, se fué á refugiar al Convento de la Rábida. Uno de los Muliarte acompañó á Colón en uno de sus viajes á las Indias, observando los cronistas
que sus relaciones eran muy respetuosas y ceremoniosas,que demostraban que no había tal parentesco.


   En la vida del ínclito Colón, se observan cuatro situaciones ó condiciones de nacionalidad, que son: gallego antes de trasladarse á Genova; italiano, al darse cuenta de la importancia de los marinos genoveses; español, al
venir á Lisboa, centro de los descubrimientos; italiano en España, al convencerse de su conveniencia. 


   Respecto al nacimiento de Colón, hemos consultado doce autores colombistas, que son otras tantas opiniones ó fechas fijando un nacimiento, y de esas doce fechas las que más se aproximan á la verdad, son dos: la del historiador Washington Irving, que cree que Colón nació en 1434 á 1486; y el Bachiller Bernal, cura de los Palacios, y Capellán secretario que fué del arzobispo de Sevilla Fray Diego de Deza, gran amigo de Colón que fué su huésped y depositario de todos sus papeles, dice:

"que Colón murió en 1506, y que tenía al morir, á lo sumo, de 68 á 70 años."


 1º  Los argumentos que aducen para decir que el Almirante del Océano era italiano son: lo que al constituirse su mayorazgo en 1498, dijo, que había nacido en Genova.

 2º. que al decir Colón que era genovés, creyeron que estaba enlazado con la familia de los Dómenicos Colombo, famosos marinos italianos. 


3º. por la  demanda establecida en Saona en 1501 contra los hermanos
Colón, para el cobro de 25 libras de una casa comprada en Legino por uno de los Colombos de Italia.

4º. por otra demanda formulada por Miguel Cuneo, que según los colombistas, acompañó á Colón en su segundo viaje, y que dice que Colón le hizo donación de una isla "La Saonesa'.


 Todos estos argumentos han sido desechados por inadmisibles por la crítica histórica.

                                  LA PRUEBA A TRAVÉS DE LA HISTORIA


   Desde Colón hasta nuestros días, ningún historiador justifica la verdadera cuna del Almirante, ni ha probado nada respecto á su verdadera patria; lo que hicieron algunos cronistas españoles é italianos fué proyectar sombras
haciendo más obscura la cuna de Colón. El único historiador que demuestra que ha investigado, y que justifica con autorizados testimonios, que Colón no es italiano y sí gallego, es el ilustre historiógrafo señor Celso de la Riega, pues los demás, fundan sus argumentos en consideraciones sin lógica, en congeturas, inducciones,suposiciones, deducciones é hipótesis.


   La Historia del Descubrimiento aceptó, admitió y propagó la nacionalidad genovesa de Colón por carecer de pruebas evidentes, basadas en respetables y autorizados documentos revestidos de todas las solemnidades del
tiempo del Descubrimiento, como son los que aporta el ilustre historiador García de la Riega, apoyados por las últimas investigaciones históricas.


   Se explica que hasta el día, no haya podido correrse el velo que cubría el origen patrio del Almirante del Océano, porque todas las noticias ó manifestaciones verbales partían de una base falsa, de la manifestación de
Colón al constituirse el mayorazgo de su nombre, diciendo que había nacido en Genova, manifestaciones que fueron exageradas y difundidas por los escritores españoles é italianos, interesados directamente en el no esclarecimiento
de la verdadera patria del Virrey de las Indias.

   Y para justificar lo que venimos diciendo, vamos á examinar los argumentos ó dichos que aducen los principales historiadores coetáneos al Descubrimiento, los. unos amigos y otros conocidos de Colón.


   Angelo Trivigiano, que conoció mucho á Colón, dice en 1514: ''según se cree, Cristóbal Colombo. genovés, hombre robusto y de alta estatura, color rojo, de grande ingenio y cara larga". 

    Alejandro Geraldino, el segundo Obispo de Santo Domingo, y que reposa en la Capilla del Cristo, dice en su obra:   " Itinerarium ad regiones sub aequinocliale", terminada en Santo Domingo en el 1552. "C. Colón era italiano, según decían, y de la ciudad ligur de Genova". 


    Andrés Bernaldez, cura de la villa de los Palacios y depositario de los papeles de Colón, en su Historia de los Reyes Católicos, le llamó al
dar cuenta de su fallecimiento, dice que era de la provincia de Milán, contradicción notable que revela el absoluto desconocimiento de la cuna de Colón. 


   El lombardo Pedro Mártir de Angleria, amigo íntimo de Colón
dice en sus Décadas "que Colón era varón ligus; ligur en otro parte; y genovés en otra". 


   Gonzalo Fernández de Oviedo, Abad de Valdés, amigo de Colón, y cronista oficial del descubrimiento, dice así: 


   "Cripstobal Colom,según yo be sabido de hombres de su nación, fué natural
de la provincia de Liguria, que es en Italia, en la cual cae la cibdad é señoría de Genova; unos dicen que de Saona, é otros que de un pequeño lugar ó villaje, dicho Nervi, que es á la parte de levante y en la costa de la
mar, á dos leguas de la misma cibdad de Genova; y por más cierto se tiene que fué natural de un lugar dicho Cugureo, cerca de la misma cibdad de Genova".


   Francisco González, tesorero de los Reyes Católicos, en Sevilla, dice en una parte de sus cuentas, de fecha 5 de Mayo de 1487: 


   "En dicho día di á Cristóbal Colón, extranjero, tres mil maravedís, que está aquí haciendo algunas cosas cumplideras al servicio de Sus Altezas".


   El erudito Navarrete, que examinó los documentos oficiales en el siglo XVI, en el Archivo de Indias, dice:que Colón nació en Cugureo en uno, en otro en Cugureo y en otros en Xervi ; contradicción notable que nos lleva por el camino de la duda respecto á la nacionalidad genovesa de Colón. 


   Los autorizados historiadores italianos Gallo y el Obispo Agustín Giustiniani, que conocieron á Colón, nada aclaran en este asunto, toman los informes y datos de los parciales cronistas españoles, limitándose á decir que Bartolomé nació en la Lusitania y Cristóbal en Genova; y como observará el lector, los dichos de estos historiadores son de referencia, son manifestaciones
caprichosas, sin fundamento histórico, ni documental, ni tradicional y por lo tanto inadmisibles para demostrar ó probar la patria italiana de Colón.


   En la información para Expediente de Pruebas de Nobleza de Diego Colón, los testigos que declaran y entre ellos Pedro de Arana, hermana
de Beatriz Enriquez, amante de Colón, dice que no sabe de donde era Colón, cosa notable siendo Arana hermana de Beatriz Enriquez, amante de Colón; y
en la información de nobleza, la familia legítima de Colón, la que se dice nacida en Portugal, dice que Colón era de Saona, contradiciendo al Almirante, que en su fundación de Mayorazgo, dijo que había nacido en Genova.


   De manera que las dos familias, la legítima y la natural, desconocían la patria y progenie de Colón.De manera que ningún historiador, ni cronista, ni persona alguna que haya intervenido ó tomado parte en los hechos, por Colón realizados, afirma ni prueba documentalmente,la verdadera patria de Colón. 


    Los dichos ó pruebas de referencia son inadmisibles, para probar la
nacionalidad ó patria de una persona; la prueba ha de ser documental, los juicios ó razonamientos fundados.


   Las manifestaciones de los autores citados, vienen á corroborar
la afirmación de D. Fernando de Colón, que dijo en la ''Historia del Almirante" que su padre quiso hacer desconocidos é inciertos su origen y patria. ¿ A qué citar más autores? La prueba documental que al mundo civilizado presenta el historiador García de la Riega,justifica plenamente que Colón nació en Pontevedra;y como dice el filósofo Pascal 


''creed"—San Agustín, no recordamos si en su monumental obra "La Ciudad de Dios" ó en sus excelsas "Confesiones" dice "Tened fé".


   Los documentos que presentan las ciudades italianas para reclamar la Cuna del Virrey de las Indias,todos, todos han sido desechados por falta de autenticidad por ser los unos simulados y los otros mixtificados;siendo declarados todos apócrifos, por haberse empleado medios nada escrupulosos, para probar que Colón había nacido en tal ó cual ciudad italiana, al extremo de recurrirse á falsedades notariales y preparación de documentos
históricos, traducción de apellidos y argumentos fútiles, sofísticos y risibles, que no resisten el más simple -argumento de la razón y del sentido común. 


   Algunos de esos papeles, que llaman documentos, han sido ridiculizados
y puestos en solfa, por autorizados historiadores ingleses, alemanes y americanos, como Harrisse, Vignaud y Mahein. por exponerse algunos de ellos, en el Arcliivo Municipal de Genova al lado del violín de Paganini.


   Las probanzas justificativas, que presenta el erudito de la Riega, aclaran la obscuridad y dan potentosos focos de luz respecto á la cuna, juventud y vida de Colón hasta 1486. que aparece en la Corte de Castilla; demostrando
plenamente que Colón nació en Pontevedra, que allí pasó sus primeros años juveniles, que recibió la primera enseñanza, que estudió humanidades con el cura de la parroquia de la de Santa María la Grande y que después
pasó á Italia y Portugal, adquiriendo en aquellas naciones, conocimientos generales de las ciencias y principalmente de la náutica, á cuyos estudios era aficionado.

OPINIONES AUTORIZADAS


   El siglo XX. como dice Teodoro Roosevelt, es el siglo de las rectificaciones históricas y geográficas, en que todo se investiga, en que todo se discute y examina, en que todo se depura y somete al fallo de la serena dirección
de la recta ratio, en que todo cae bajo la acción crítica de la Historia; es necesario, pues, aunar las autorizadas opiniones, con la prueba documental é indiciarla que facilitan las nuevas investigaciones históricas referentes á
la verdadera patria ó nacionalidad del descubridor del Nuevo Mundo.


   La inmensa mayoría de los historiadores, eruditos, cronistas y sabios del mundo, que de la Historia del Descubrimiento de América se han ocupado, han dudado de la nacionalidad genovesa de Colón, inclinándose á creer
que era lusitano; sólo los italianos y españoles sostuvieron la falsa tesis de que Colón era italiano ó genovés,mientras que, consideraron á sus familiares como portugueses.


   Entre los historiadores del Descubrimiento y los modernos biógrafos que más se han distinguido, en estudiar concienzudamente, la historia del Descubrimiento del Nuevo Mundo, figuran los eruditos y críticos norteamericanos Enrique Harrisse y E. Vignaud, que de una manera
imparcial, serena y juiciosa, se han dedicado á estudiar, durante muchos años, la personalidad del Almirante.


   E. Vignaud, que fué treinta años Secretario de la Embajada de los Estados Unidos en París, ha dedicado todo este tiempo, al estudio de Colón ; y en su última obra que acaba de publicar, en tres voluminosos tomos, sobre la
Vida del Almirante, obra premiada por el Instituto de Francia, dice:


 ''que el Descubridor de América, no era de familia noble, que era de familia humilde y que avergonzado de ello, se hacía pasar de descendiente de notables navegantes, que no tenía parentesco alguno con los marinos de apellido Colombo de Italia y que no había nacido en Genova.

 "Que Martín Behaim, Caballero de Nurenberg y cosmógrafo que había sido del Rey de Portugal, que confesó la mismas ideas, sobre nuevas tierras hacia Oriente y publicó éstas en el año 1491, y tal vez antes ya; que tanto Behaim como Colón habían encontrado los elementos esenciales de su teoría cosmográfica en obras:"Image Mundi" á "Historia rerum", así como en la famosa relación de Marco Polo.


"Que los documentos atribuidos á Toscanelli, en nada influyeran en las ideas y decisiones de Colón ni de Behaim, y que de todos modos no fueron publicados sino á mediados del siglo XVI, y probablemente, con la intención
de apoyar la versión de que Colón había emprendido su viaje á fin de buscar el camino de la India, y que la correspondencia entre ambos era apócrifa y que
Toscanelli y todos los hombres eminentes de aquella época, tenían á Colón por español ó lisitano".


  ''El verdadero mérito de Colón—dice Vignaud—merced al cual cabe considerarle como uno de los seres más grandes de la humanidad, es el de haber sabido sacar una deducción acertada de indicaciones vagas, y hasta
en parte de todo erróneas, y de haberse empeñado en encontrar tierra en la dirección donde realmente descubrió América".

   El erudito Henry Harrisse en su famosa obra titulada Christophe Colomb son origine sa vie, demuestra que Colón no ha nacido en Genova ni en Saona ; que no tenía parentesco alguno con los Colombo de Italia; que se atribuyó nacionalidad italiana para lucrar y que era de familia humilde.


   El cronista portugués D' Almeida dice, que Colón estaba tan práctico en los puertos de Portugal y Galicia, que entraba y salía á cualquier hora de la noche sin temor á riesgo alguno. Lo cual prueba que Colón era natural
de aquellas rías. 


El osado explorador francés Mr. de Brazza, organizador y gobernador que fué del Congo Francés, en sus conferencias dadas en París sobre los Descubridores y Exploradores del África, dice hablando de los portugueses,que considera y reconoce á los Colones como compatriotas de Vasco da Gama, Cabral, Alburquerque, Almeida y Bartolomé Díaz.

   El ilustre escritor militar y explorador africano Serpa Pinto, gobernador que fué de Mozambique, dice en su obra 

''Los Navegantes y Exploradores Portugueses del Siglo XV: después de Vasco da Gama, Magallanes, Cabral y Alburquerque, el más ilustre es el lusitano al servicio de España, Cristóbal Colón. Tomen nota de esto los que aún siguen creyendo que Colón nació en Genova. 

   El filósofo Raynal, en su Historia Filosófica y Política de Las Indias, hablando de Cabral, descubridor del Brasil, dice que


      Colón era también del Reino Lusitano. 

El enciclopedista alemán Humboldt en su obra


 ''Examen Crítico de la Geografía del Nuevo Continente",sostiene que



 el descubridor de las Indias Occidentales no era de nacionalidad genovesa.

   El historiador prusiano Von Ottoe, dice 

que Colón era un atrevido marino que había viajado por todos los mares conocidos y que había vivido en Italia y que se creía que era del pueblo lusitano.

Malte-Brun, en su obra

 "El Descubrimiento de América por Colón", dice:




que las nuevas orientaciones de la actualidad comercial se deben á los portugueses, y entre los descubridores que cita como tales portugueses incluye á Colón.


    Los historiadores ingleses y norte-americanos Gayloy-Burne, Taylor, Growing y el famoso escocés Dr. Robertson,Rosselly, Gronaut y otros que podemos citar, dudan ó no creen en la patria genovesa de Colón.


   De todos los historiadores del Descubrimiento que más han estudiado la personalidad de Colón, merecen el honor de ser citados E. Vignaud, E. Harrisse, W. Irving, y en el actual momento histórico, el ilustre historiador
galiciano señor Celso de la Riega, que merece ser llamado
El descubridor de la verdadera cuna de Colón, quien, con paciencia benedictina estudió concienzudamente—aparte de los documentos justificantes de la cuna galiciana de Colón que sirvieron de base á sus estudios é investigaciones—ha leído y digerido todos los libros, folletos y artículos de periódicos que sobre el Descubrimiento se han publicado en todos los idiomas, desde Colón hasta nuestros días, llegando á penetrar en la misteriosa voluntad del Almirante, para arrancar de ella secretos que quiso llevarse a la tumba, por temor á las preocupaciones de su siglo.


                                ORIGEN SEMÍTICO DE COLON


                                      Sus obras y escritos


   El origen semítico de Colón, hay que estudiarlo en su tipo físico, en su temperamento y en sus escritos; sus obras están en correcto castellano, de aquellos tiempos, que demuestran que Colón, no sólo conocía el idioma
español, si que también el latín, y que su cultura era general;
en el estilo se ve la personalidad propia del escritor,al que acompaña, como la sombra sigue al cuerpo,siendo la sintaxis entrecortada, formada de pequeñas
oraciones y párrafos con interjecciones y admiraciones;
su estilo, florido, su especial fraseología bíblica, la descripción fantástica que hace de los paisajes de la naturaleza, y de la isla Evangelista que llamó á la isla de Pinos, las metáforas que emplea, no son propias de la
literatura de su raza; la pintura que hace de las cosas, los relatos de sus viajes á los Reyes Católicos, sus invocaciones al Cielo de nombres bíblicos, como Israel, David, Jerusalem, Judá, el Rey de Israel, el Egipto y en
su Libro te las Profecías, bebidos en los Libros de Santos,se ve la influencia bíblica y su origen semita, del que no ha podido sobstraerse, siendo sus obras monumentos de selecta literatura impropia de aquellos tiempos.


                                   Su físico y temperamento


  En cuanto á su físico y á su temperamento,á eminentes historiadores y sociólogos, unos grandes amigos y compañeros de Colón, y otros contemporáneos ó dé la época actual de la investigación y crítica histórica. 

Dice el Padre Las Casas, su gran amigo y protector: 

   "Colón era de cara larga y no llena ni enjuta,la nariz aguileña, los ojos grises y vivos, pecoso y algo colorado, de pómulos salientes, de venerable aspecto. siendo sobrio y moderado en el comer, beber, vestir y calzar".


El historiador López Gomara, que lo conoció, en su Historia de las Indias, dice:    

    "Colón era de buena estatura y membrudo, cariluego, bermejo, pecoso, enojadizo, crudo, disimulado y sufrido en los trabajados".


El cronista Herrera, dice: 

  ''Colón era de franca y varonil fisonomía, alto de cuerpo, de rostro luengo y autorizado,la nariz aguileña, los ojos garzos, la color blanca que tiraba á rojo encendido, la barba y cabello cano"


El enciclopedista y sabio alemán Humboldt, en su obra Colón y el Descubrimiento de América, dice :
   
    "Colón estaba caracterizado por una gran penetración y sagacidad extraordinarias, haciéndose cargo de los fenómenos del mundo exterior con una rapidez extraordinaria, combinando los hechos y generalizándolos, penetrando á veces en los secretos del mundo físico".


    El Catedrático, historiador y sociólogo Sales y Ferré,en su obra El Descubrimiento de América según las últimas investigaciones, dice: 


   "Colón era de pronta y fina facultad de percibir, su facilidad de comprender y
de sintetizar, el vigor y la frescura de su fantasía, la fecundidad y alto vuelo de su intuición, la elocuencia, de su palabra, la energía y firmeza de su voluntad, su piedad misma que con frecuencia lo enviaba á las cumbres de la iluminación".


El eminente orador é historiador Emilio Castelar, en su obra El Descubrimiento de América, dice:


    "Colón era avaro, porfiado, interesado y pleiteante como un litigante,
impenitente, por sus privilegios, dignidades, mayorazgos,lucros, participaciones, cargas de justicia, juros, rentas, mercedes, como cualquier vulgar".


   En las pinturas ó descripción que hacen las autoridades históricas, que acabamos de citar, del tipo físico y temperante de Colón, se delinean los rasgos de su personalidad, se ve la ley atávica ó de herencia de la familia
del grande hombre, observándose todos los defectos de la raza judaica, que demuestran plenamente su origen semítico.


   Los antiguos retratos de Colón, que hemos visto en algunas de las bibliotecas de naciones de Hispano-América,convienen con la descripción ó pinturas que se hacen de su físico; acusan claramente su tipo semítico, y lo mismo los de sus descendientes.


   Durante su estancia en Córdoba, visitó á muchas familias judías y tuvo gran amistad con el médico de apellido Levi y el comerciante Bocher y también con el judío converso Luis de Santangel, que facilitó 3,500 ducados
para ayudar á organizar las carabelas y emprender el viaje.


   Por otra parte, en 1489, en unos autos de fe celebrados en Tarragona, figuran entre los condenados un Andrés Colón, su mujer y su suegra, como convictos del delito de haber observado los ritos, creencias y fiestas de
los judíos ; y de aquí la duda, si también del lado paterno como del materno. 


    Colón procedía de una familia hebrea.En el año 1435 había en Pontevedra un Abraham y un Eléezer ó Eleazar Fonterosa, y su madre Doña
Susana Fonterosa, era de familia hebrea y los nombres de Jacob, Benjamín, etc., de sus ascendientes lo demuestran claramente; y en aquellos tiempos las familias de origen israelita eran miradas con menosprecio, y en los
pueblos cristianos, aún hoy, se ve algo en la decadente Francia y en la cismática y despótica Rusia.


                                   Su idioma y escritura


   Todos los historiadores están conformes, después de observar atentamente, que Colón no ha escrito un solo documento en italiano, ni en dialecto genovés; y que no tan solo sus obras, si que también sus papeles íntimos,
memorias, autógrafos, cartas particulares, instrucciones,apuntes, notas marginales y notas recordatorias, y hasta la correspondencia con los personajes de Italia y su carta á la República de Genova y también á la sostenida con el embajador de Genova, está todo escrita en castellano,
y como él decía en su correspondencia á los Reyes Católicos en nuestro romance: ¿qué quiere decir esto?-que no era italiano.


    Nadie ignora que el idioma patrio, que es el que se aprende en la infancia, no se olvida nunca, porque es el idioma que balbuceamos en la cuna, en que reímos y lloramos, en que nuestra madre nos acaricia y besa, perdura
en nuestro oído hasta la tumba.


   Colón, según sus biógrafos coetáneos al Descubrimiento,desde que apareció en Castilla, hablaba correctamente los idiomas castellano, latino, y portugués, no demostrando en su acento que fuera extranjero, lo que no se explica si fuera italiano, corso ó genovés; además, los libros que pedía al extranjero, impresos ó manuscritos, estaban en latín ó en portugués.

                    CIUDADES QUE DISPUTAN LA CUNA DE COLON


   Con la cuna y tumba de Colón, sucedió lo que no ha sucedido con la de ningún grande hombre, en ningún tiempo, pues salvo alguna excepción—por la pérdida y destrucción de documentos—se conoce la de todos, y aún la de los del mundo antiguo; tampoco ninguna ha sido tan discutida, sin duda, por el honor y gloria de haber descubierto un Nuevo Mundo. Su verdadera patria
ha sido un enigma y su tumba fué un misterio; su cuna la reclaman varias ciudades, y su tumba dos naciones.


  Las nebulosidades que envolvían la verdadera cuna de Colón, revelador de un mundo ignoto, dieron lugar á que muchas ciudades, se disputaran ó reclamaran los honores y la gloria de ser su cuna, siendo la primera que
con más tesón reclama dicho privilegio, la ciudad de Genova; después Saona, Cogoleto, Oneglia, Boggiaco, Pradella, Tímate y Terrarosa.


   La ciudad de Calvi, en Córcega, hoy posesión francesa,antes española y después italiana, ha reclamado en el último cuarto del pasado siglo, la gloria de ser la cuna del atrevido navegante; fué debido á laboriosas investigaciones
históricas llevadas á cabo por el Pbro. Martín Casanova, siendo las pruebas que presenta ficticias é inductivas, basadas en testimonios de tradicción histórica
y por tanto inadmisibles.


   En Italia, hay tres ciudades ó poblaciones, donde existen edificios ó casas que ostentan en su fachada ó frontripicio, mármoles y bronces con inscripciones grabadas para anunciar al mundo, que allí nació Cristóbal
Colón, que son: Genova, Saona y Cogoleto. La ciudad de Calvi, en Córcega, celebró con grandes fiestas, en 1492, el centenario del Descubrimiento de América, colocándose una lápida anunciando urbe et orbi, que allí había
nacido el nauta Cristóbal Colón. 

  La Ciudad de Pontevedra, debe con mejores títulos que ninguna otra, colocar en su Plaza Provincial un bronce ó mármol en igual sentido.


   Los pueblos de Italia, están celosos de que Pontevedra sea la cuna del argonauta Colón, y lo mismo sus aliados los hispanofobos, americanizantes y sajonizantes que por insania á la nación descubridora y colonizadora,
están revolviendo mar y tierra, para oponer argumentos
que prueben lo contrario.


                             LA TUMBA DE COLON

  Desde los primeros días del Descubrimiento, La Isla Española su capital Santo Domingo, fué considerada como solar del dominio de España en el Nuevo Mundo y  el Gobernador de la Isla de Cuba, ejercía el mando como teniente del Almirante de las Indias y estaba bajo la jurisdicción de la Audiencia de Santo Domingo su Tribunal de Apelación en los asuntos de esta parte de América hasta 1,581, que se estableciera los capitanes generales,pues la Audiencia de Santo Domingo era la primada de toda la América Española.


    Por virtud del Tratado de Basilea en 22 de Julio de 1795, se convino que España cedería á Francia, la parte que aún conservaba en la Isla de Santo Domingo; y en su virtud se ordenó el traslado de la Audiencia y
Archivos de Santo Domingo que estaban repletos de datos referentes al Descubrimiento á Puerto Príncipe, y los restos de Colón á la Habana, que fueron sacados de la Catedral de Santo Domingo donde yacían, los
cuales fueron conducidos á la Habana en 20 de Diciembre de 1795, en la fragata Descubridor, al mando del Jefe general de la escuadra D. Gabriel de Ariztizabal, cuyos restos se les dio sepultura en la Catedral de la
Habana hasta 1898 que cesó la soberanía española y que fueron trasladados á Sevilla.


    Su traslado de Santo Domingo, se hizo con todas las solemnidades y pompa que el caso requería; era arzobispo de Santo Domingo, Fray Fernando Portillo; gobernador general de la Isla, el general Joaquín García; G.Saviñon Regidor de aquel Ayuntamiento y Ciudad; habiendo asistido todas las autoridades y dignidades de la Isla, y una representación del Duque de Veragua, compuesta
de los Sres. J. B. Oyarzabal y D. A. de Lecanda.


   Los restos del primer Almirante del Océano y Virrey de las Indias, no estaban olvidados ni desconocida la urna cineraria que los contenía, pues el general Aristizabal fué derecho á ella, tomando por guía documentos
auténticos y la tradicción, cuyos preciosos restos fueron trasladados á la Catedral de la Habana y colocados en la urna cerca del Altar Mayor, entre dos pilastras, teniendo al exterior una lápida de mármol blanco con un
busto, que tenía debajo la inscripción siguiente:


O restos é imagen del grande Colón,
Mil siglos durad guardados en la 'urna
Y en la remembranza de nuestra nación 
De conformidad con esta inscripción 
Creed realmente los españoles y habaneros 
De que la urna de que se hace mérito 
Guarda los restos mortales de Colón.


  Los restos del Almirante, descansaron hasta 1898 en el féretro, que representa la figura de la página siguiente, que llevan en hombros cuatro reyes que representan á Castilla, León, Aragón y Navarra, ante el altar
mayor de la Catedral de la Habana, para dar reposo á los huesos que peregrinaron durante algún tiempo.


   Los dominicanos, pretenden que los restos del Descubridor,se hallan en la Catedral de Santo Domingo, lo cual es incierto, según puede justificarse por el luminoso informe que sobre los restos de Colón, publicó la Academia
de la Historia en 1879; fué debido á la superchería ó fraude piadoso del Obispo italiano Roque Cochia, el canónigo Bellini, y el dominicano Emilio Tejera, que
en 1877, por el hallazgo de una urna con restos colombinos,anunciaron urbi et orbi de que eran los del Descubridor.


   Los restos encontrados, eran de D. Cristóbal Colón,hijo del segundo Almirante D. Diego, hermano del tercer Almirante D. Luis y nieto del Descubridor, pues era hijo de Da. María de Toledo, sobrina del Duque de Alba, no habiendo llegado á ser Almirante por haber muerto en vida de su hermano D. Luis Colón, que era el verdadero Almirante.


               LA CARABELA "LA GALLEGA" O "SANTA MARIA"


   Parte que tomó en el descubrimiento de las Indias 

Hay que reconocer, mal que pese á los españoles ó castellanos, que el antiguo Reino de Galicia, es un país esencialmente marítimo ; pues, aparte de sus anchas bahías, sus grandes puertos naturales y sus navegables rías, está limitado por los mares Cantábrico y Atlántico, que bordean su dilatada costa, deslizándose sobre sus pintorescas playas, desde las que se contempla el Tenebroso Océano, como decían los antiguos; y desde sus incomparables puertos, surge la idea de lo grande, de lo infinito, de lo desconocido, y un sentimiento irresistible de aventurarse á realizar empresas grandes, como las que realizaron los navegantes gallegos y portugueses de los siglos XV y XVI.


   El siglo XV fué el siglo de los descubrimientos geográficos,el de las grandes empresas marítimas, el de los osados navegantes y también el de los sueños románticos y exageradas fantasías que influyeron en la exploración,
descubrimiento y conquista de los continentes Africano y Americano por los portugueses y españoles. 


    Al efecto, mientras el excelso nauta galiciano Cristóbal Colón y Fonterosa, al frente de un grupo de españoles, dirige la proa de su barco, construido en Galicia, hacia las Indias Occidentales y descubre el Mar Caribe ; el portugués
Vasco da Gama, navegando en su nave construida en Lisboa, toma rumbo en sentido contrario, dobla el Cabo de las Tormentas y penetra en el Mar de las Indias. 


   Ningún marino gallego ignora que los célebres astilleros de construcciones navales de Galicia, en la provincia de Pontevedra, eran en el siglo XV, en donde se construían los mejores buques de España; en estos astilleros
se hacían y reparaban buques de toda clase, siendo ordenada su construcción por el gran Arzobispo Gelmírez, en el siglo XII, que mandó traer de Genova y
Mandes, todo el personal necesario para su establecimiento, y fueron organizados por otro prelado, no menos ilustre, llamado Rodrigo de Luna; aquellos astilleros gomaban de ciertos privilegios concedidos por los monarcas
Alfonso IX, Alfonso X y Alfonso XI, y en ellos se construyó la escuadrilla gallega que mandada por Payo Gómez Gharino, formó parte de la que, á las órdenes del almirante D. Ramón de Bonifaz, tanto contribuyó á la toma de Sevilla por S. Fernando.


     La importancia comercial y marítima de Pontevedra en el siglo XV, puede apreciarse,- si se tiene en cuenta, que era el centro de la contratación de barcos, para la conducción de mercancías á los puertos de Flandes
y de Levante; que los mareantes ó gente de mar se hallaban asociados por Cofradías, bajo la advocación de Santos; que los gremios se hallaban establecidos para los diferentes oficios ; y que existía el Código de mareantes,que era una compilación de los usos y costumbres de mar, mandados hacer por el ilustre Arzobispo de Santiago, D. Juan de Arias.


   Después de seis años de gestiones inútiles, al fin los Reyes Católicos, se decidieron á oir á Colón, merced á la influencia que en la Corte tenía Fray Diego de Deza; conviniendo y firmando las famosas capitulaciones, especie
de convenio, á virtud del cual, se estipulaba en dar á Colón el titulo hereditario de Almirante, el Virreinato de las islas que descubriera, el monopolio del comercio y otros privilegios y honores ; barcos, dinero y gente para llevar á cabo su atrevida empresa.


     Ya firmadas las capitulaciones de Santa Fe, Colón se dirigió á Palos de Moguer con el propósito de organizar la expedición que había de dirigirse en busca de nuevas tierras; y, puesto de acuerdo con los pilotos hermanos
Pinzón, prepararon y equiparon tres naves llamadas carabelas que fueron: La Santa María ó "La Gallega", La Pinta y La Niña con unos ciento veinte- hombres de marinería, cuyas naves compara el historiador escocés Dr. Robertson, á las mayores lanchas.


    El viernes 3 de Agosto de 1492, al amanecer, zarparon del Puerto de Palos,con rumbo a las Canarias,despues de ser bendecidas por el Guardián de la Rábida, las carabelas La Niña y La Pinta, que eran de Palos, las que iban comandadas por los marinos andaluces hermanos Pinzón; y La Santa María ó "La Gallega", que fué escogida para Capitana, iba al mando del nauta galiciano Cristóbal Colón y Fonterosa, comandante en jefe de la expedición, cuyo barco había sido construido en los artilleros de Pontevedra, país ubérrimo en marinos y navegantes ilustres.

    En la nave Capitana, que era La Santa María ó ''La Gallega", enarboló Colón el estandarte real de Castilla, que era, verdaderamente, el estandarte de la Cruz, v que desde su puente ó castillo, había de ver Colón la luz reveladora del Nuevo Mundo.


   Según el Diario de Colón, el jueves 11 de Octubre, á las 12 de la noche. Colón desde el puente de la Capitana, vio á lo lejos una luz que la hizo notar á uno de sus compañeros, la cual hacía los efectos de una bujía, que
se aumentaba y disminuía sucesivamente; y el viernes 12 de Octubre, como á las dos de la mañana, y á una distancia como de dos leguas, el vigía de la Capitana grita ¡ ¡ tierra ! ! á lo que los tripulantes contestaron ¡emaisi!


   La isla á donde iban á abordar era la Guanahani, á la que Colón bautizó y dio el nombre de San Salvador,que viene á ser una del grupo de las Lucayas, próxima Á la América del Norte y á la entrada del Estrecho de la Florida.


   Colón con las lágrimas en los ojos, alzó las manos al Cielo y dio gracias á Dios, entonando el Gloria in excelsis Deo y cantando el Tedeumslaudamus por toda la tripulación y seguidamente Colón ordenó se aferrasen las velas.


    Algún cronicón andaluz y también castellano, de esos que pretenden pasar plaza de eruditos y hasta de histo riadores, pusieron en duda el nombre de La Gallega, si que también su construcción en los artilleros de Pontevedra ; y otros escritores españoles han tratado de obscurecer y hasta de ocultar la parte que á Galicia, le corresponde en el descubrimiento de América, y entre esos eruditos, figuran los académicos señores Muñoz y Fernández Duro ; así pues, en un resumen sintético, vamos á demostrar ó á probar que el primitivo nombre que tuvola nave ó carabela capitana, fué el de "La Gallega", y que fué construida en Pontevedra.


     Empecemos con los documentos oficiales: el Cronista oficial del Descubrimiento, Gonzalo Fernández de Oviedo, amigo de Colón, fiel narrador de todos aquellos hechos históricos, que sirvieron de fuente principal y
en donde han bebido todos los historiadores que del Descubrimiento se ocuparon, dice en el capitulo quinto del tomo primero, refiriéndose á la nave capitana.


     "Debeys saber que desde (Palos) principió su su camino con tres carabelas, la una e mayor de ellas llamada La Gallega. De estas tres carabelas era capi
tana La Gallega en la qual yba la persona de Colon —Se llamó La Gallega dedicada á Santa Maria.—Y a la entrada del Puerto Real tocó en tierra la nao capitana llamada La Gallega e abiose—E fico hacer un castillo cuadrado á manera de palenque con la madera de la carabela capitana La Gallega".


    En un manuscrito existente en el Archivo de Indias,citado por Alcalá Galiano, se dice que Colón salió de Palos con tres carabelas, la mayor llamada La Gallega;y en la colección de Documentos inéditos de Indias, tomo XIV, página 563, se consigna que de las tres naves era capitana La Gallega.

    Colón en carta que dirigió á los Reyes Católicos desde Jamaica, fecha 7 de Julio de 1563 dice

    "que el navio Sospechoso había echado á la mar, por escapar (de la tormenta) hasta la isla La Gallega."


   Como observará el lector por el párrafo anterior, Colón,á una de las islas que descubre en el Mar Caribe, le da el nombre de La Gallega; hecho importante que viene á robustecer la tesis galiciana sobre la verdadera cuna de Colón, cuyo nombre viene á ser como recuerdo del barco en que el Almirante vio la luz reveladora del Nuevo Continente ; nombre que no fué dado ó puesto caprichosamente, ó inconscientemente, ó porque sí, ó porque le vino en mientes á Colón, sino porque en su yo pensante estaba la tierra de sus amores, y porque quería asociar el nombre de la nave al de la cuna ; pues si Colón hubiera pensado lo contrario, en lugar de dar un nombre tan significativo como La Gallega, y los que ya había dado á otras tierras que descubrió, hubiera dedicado un recuerdo á los países ó pueblos donde se decía que había
nacido y también á los en que vivió y residió bastante tiempo y tendríamos los nombres de La Italiana, La Genovesa, La Saonesa, La Portuguesa, La Castellana, La Andaluza, La Cordovesa, La Sevillana, etc., etc., y de
esos pueblos ni siquiera se ha acordado para nada, lo cual demuestra una vez más, que Colón no era italiano,y sí gallego.


  Coincidiendo con los documentos citados, están las opiniones de los historiadores Alcalá Galiano, Saralegui,Topete y otros que en sus obras sobre la marina española de aquellos tiempos dicen: 

  "que el primer nombre que tuvo la nao capitana de Colón fué La Gallega,por haber sido construida en Galicia"




    Esta opinión está robustecida por la afirmación del eminente  historiador español Emilio Castelar, que dice: 





     "que la nao "La Gallega" fué rebautizada en el puerto de Palos con el nombre de "Santa María".

       El sabio benedictino P. Sarmiento, después de concienzudos
estudios é investigaciones históricas, dice:


   "la nao La Gallega se construyó en Pontevedra, y fué dedicada á Santa María la Grande, parroquia de todos los marineros de aquellos lugares",

 abundando en los mismos razonamientos el insigne  polígrafo, historiador,orientalista y arqueólogo Dr. López Ferreiro. 


    La tripulación de las carabelas la formaban entre otros los gallegos siguientes: Sarmiento, piloto de La Pinta, García Ruiz, Pedrede, Foronda, que aparecen en el contrato de fletamiento de La Gallega por un mercader de Aveiro, y Juan de Sevilla, Diego de Salcedo y otros marineros; pues nada de particular tiene, si se tiene en cuenta, que los gallegos cuando emigran á Andalucía,no dicen que son gallegos, sino andaluces, pues de lo contrario son mal mirados por aquel pueblo ocioso é indolente. (Memorias del Coronel Otero). 


  Y para justificar lo que decimos, vamos á citar solamente dos casos,
que se refieren á dos gallegos ilustres, y también renegados y reprobos, que nadie sabía donde habían nacido, hasta que llegaron á trepar las cumbres del poder. Estos dos desafectos hijos de Galicia son el Sr. José Canalejas, actual jefe del gobierno de España, que se negó á representar en el Parlamento, á sus hermanos galicianos y acompañar al Rey á visitar á su pueblo nativo; y el otro es el señor Eduardo Dato, que fué ministro y representante, que tiene á menos decir que es gallego; dice que es ciastellano.


    El ilustre historiador Dr. La Riega, descubridor de la cuna de Colón, prueba con documentos auténticos, de una manera clara, que no da lugar á la menor duda,que la carabela La Gallega fué construida en los famosos astilleros de Pontevedra, y que estaba destinada al transporte de mercancías para los puertos del Mediterráneo j también con los de Portugal y Galicia ; que al tratarse de la empresa para el descubrimiento de las Indias, fué escogida por Colón ; que en aquel momento histórico estaba mandada por el piloto cántabro Juan de la Cosa, que había residido en Pontevedra y que acompañó á Colón en
el descubrimiento de las Indias.


      El erudito Celso de la Riega demuestra con varios documentos de aquellos tiempos, que obran en la Real Sociedad Arqueológica de Pontevedra, y entre ellos con un contrato de fletamento otorgado ante notario ó fedatario,
tres años antes del Descubrimiento, ó sea en 5 de Julio de 1489, celebrado entre un mercader de Aveiro, puerto de Portugal y un mareante ó piloto de
Pontevedra, en cuyo contrato aparecen como testigos asistentes al acto, un tal Foronda y otro señor de apellido García Ruiz, que después figuraron en la relación de tripulantes de la nao Santa María ó La Gallega.


     El citado documento se halla, como todos los de aquelíos tiempos, agujereado, roto por los bordes, manchada por el centro y con alguna frase ininteligible, debido á la acción del tiempo transcurrido, sin que se dificulte
la lectura de lo principal y el sentido ó apreciación de sus términos ó conceptos ; dicho documento es de un valor inestimable para la historia del Descubrimiento, viniendo á demostrar y á justificar las razones que aducimos
en pro de la cuna galiciana del descubridor de América;y también á rectificar los yerros en que han incurrido Fernández Duro, Asensio, Muñoz y otros eruditos españoles, al hacer la historia de las famosas Carabelas.

    He aquí el texto del referido documento ó contrato de fletamento.


Anno de Ixxxuij | cinco dias do dito mes de Julljo \ St

   "Sabean todos que luis mns (Méndez, Martinez ó Muñiz) mercader besiño da villa de pontvedra q soo presente en nom de afon vaasqs mercader besiño da villa de aveiro do regno de portogal añadell (?) dos bes (la segunda sílaba no se lee á causa de un borrón de tinta) de caualo 

\(¿bestas de cabalo?) do q dta aº bs 
\ eu ey poder pra faser e outorgar esto aqui adeant contenido
p hna carta de poder firmada do nom e signal de jua colaço cabellan (¿chambelán?) da dita villa de aveiro polo señor Infante 
\ do q dta ca de pder o tenor atal he

 / (Sigue un espacio de cuatro líneas en blanco, con
"ue termina esta página: empieza la primera plana de la segunda hoja con otro espacio de ocho ó nueve lineas, también en blanco, en donde habría de insertarse la carta de poder) ''por ende en nom do dito aº vaasqs
po el e po vertude da dta carta de pder Afreto de vos ferna cervyño besiño da dta villa o boso nabio

 \ q deus  sabe q dise por nom sta m (Santa María) o q agora esta a o porto da pont da dta villa de pontvedra pa q plasendo a deus o dº aº vaasqs 
\ carrege o dº navio de sal en o prto da dta villa de a veiro 
\ pa a dta villa de '"pontvedra ou pa a villa de pdron

 \ o q nabio deve de aqui de partir a tomar a dta carrega doje este dia ata quise días logo siguientes dando lLe dous qo desevarjen e do dia que arribare a o dto prto de aveiro ata cinco dias siguientes o dº navyo deue de ser cargado do dto sal e deue de partir co a boa bentura do prmo (primero) tpo (tempo) q lle deus de e vyr tato a vian (¿Viana do Castelo?) como a o prto de mor (Bayona de Mignor?) e ende pousar ancla e estar dous dias siguientes e en 'estos dtos dous dias o dº aº vs deue dar deuysa (divisa) so o dto navio yra descarregar o dto sal en dta villa de Pontevedra (ou) se yra descarregar a a dta villa de pdron

 /e do dia q o dto navio la g (ininteligible : ¿la "Gallega?) arribare a cada huna dtas villas a a sua descarrega ata oyto dias o dito nabio deue ser descargado do .....e vos o d° mª (dito maestre) pago de voso frete conven a saber o frete q avedes de aver de cada leiro .....(?) qo dº navio trouxer por frete e sevo e cravos e..... 
/ e caabres trasentos e des mrs de moneda vella contando a branqa en tres dineros 

\e alamajas (¿almácigas?) e alaman (?) grande e petite sean sobre o dº mercader sopna (so pena) v U ^(cinco mil maravedis.) ts (testigos) Ruy gs (Gotierrez) carpentero fº lops (Fernando López) alfayate 
\ .....(Carcomido el papel en la esquina inferior, pero viéndose trazos superiores de letras) de foroda e g Rujs mrs e outros 
\( de Foronda y Garda Ruiz mareantes y otros.)


    Por los bordes lateral y superior de un borrón de tinta salen claramente, como en otras escrituras, los trazos de fta (feita, hecha) con parte de un signo ó rúbrica. Los puntos suspensivos indican palabras que no han podido
descifrarse. Este documento no contiene raspaduras ni enmiendas, y para inteligencia de nuestros lectores en cuanto al puerto de la Puente, diremos que el de Pontevedra tenía y tiene fondeaderos para buques mayores;
como el de la Puente, el de la Barca y el de los Buraces, hoy de las Corbaceiras y á dichos fondeaderos se les llamaba Puertos.


   En uno de los documentos de contratos ó arriendo ó fletamento de naves, que acaba de desenterrar del polvo de los Archivos el señor La Riega, figura como testigo, "Juan ferrs.agulla e juan de la Ca, lopo montenegro
mas (moradores) de pontevedra e outros" ,

     Es de opinión el señor La Riega de que el Juan de la Ca. que entre ellos figura, es el ilustre piloto que se dice nativo de Santoña, maestre que fué de La Gallega, si bien la abreviatura no ha podido descifrarse del todo ; pero nos inclina á creer que sea Juan de la Cosa, los indicios ó circunstancias siguientes: el nombre vulgar de la nave capitana de Colón; el estar comandada por Juan de la Cosa al prepararse la expedición en busca de nuevas tierras; la elección que Colón hizo de ese barco ó nave para capitana; y la circunstancia especial de aparecer como testigos ciertos mareantes, con los mismos nombres y apellidos de los que figuraron en la tripulación de la carabelas en el primer viaje, son fundamentos racionales para creer que el Juan de la Ca., es el piloto Juan de la Cosa.


    Así pues, por el contrato de fletamento otorgado en 1489, tres años antes del Descubrimiento ; las noticias que facilitan los cronistas é historiadores coetáneos al Descubrimiento; la autorizada opinión de los eruditos;
y, los datos referentes á los marinos gallegos que acompañaron á Colón, como el piloto Sarmiento, García Ruiz, Juan Sevilla Pedrede, Diego de Salcedo Docampo y otros, podemos afirmar, gritando urbi et orbi, que la
nave Capitana de Colón La Santa María ó La Gallega fué construida en Pontevedra.


     De manera, que no fué un genovés, italiano ó corso quien sobre navio español, según diciendo se venía, descubrió el Nuevo Mundo, fué un galiciano pontevedrés, navegando en la nave La Gallega como primeramente se
llamaba la carabela Santa María, en los astilleros de Pontevedra construida, quien llevó á cabo la realización de tan gigantesca empresa.


    Como se ve, son tantos los testimonios de prueba documental é indiciaría, que se presentan para probar la patria ó cuna gallega del Almirante del Océano y Virrey de las Indias; son tantos los indicios, lógicamente enlazados
entre sí, que parecen verdades comprobadas, por hallarse fundadas en tradicciones históricas y coincidencias, expuestas de una manera clara y concreta que convencen al mundo entero, de que Colón nació en Galicia,
los poderosos argumentos que aduce el Dr. La Riega, para probar la tesis gallega sobre la cuna del insigne navegante, haciéndola accesible á las más refractarias inteligencias; la lógica y serena refutación que hace de los argumentos de los conítrarios que reclaman la nacionalidad
de Colón; y la hábil y contundente contestación que da á los italianistas, iberófalos y deshispanizantes, interesados en oscurecer la cuna del Descubridor, han preparado la opinión mundial hacia la verdadera
cuna del más cristiano de los navegantes.


                                 LA OPINIÓN MUNDIAL


    Con motivo de las investigaciones y especiales estudios hechos por el sabio historiador Dr. García de la Riega, para averiguar la cuna y el origen semítico de Colón, las Asociaciones, Centros y clubs israelitas de Europa y América, acogieron con entusiasmo la noticia,la que circuló por todo el mundo, á semejanza de una corriente eléctrica, entre los descendientes de Israel, por
el planeta dispersos; convocándose al efecto una reunión en Londres, á la que asistieron muchos rabinos y personajes semitas, en cuya reunión se acordó considerar á Colón como una gloria de la familia hebraica; dándose
asimismo, una conferencia sobre el descubrimiento de la verdadera patria del revelador del Nuevo Mundo, en la que disertaron Mrs.Martin Hume, Hellis, Kelly, Van Sneider y otros historiadores y literatos ingleses.


   En América se publicaron más de doscientos artículos sobre la verdadera cuna del descubridor de América, habiendo la Asociación Colombina de América, tomado parte activa en este glorioso asunto; en New York la
institución ''Hispano Society of America", que preside Mr. Huntington, el Club Ibero-Americano que preside el iberista Sr. Arístides Martínez, del que es Secretarioel hispanófilo Mr. R. Trapote y el Círculo Literario Hispano-
Americano han acordado dirigir mensajes de felicitación al descubridor de la Cuna de Colón; distinguiéndose entre los periódicos El New York Herald, The
New York Tribune y New York Times.


    En Buenos Aires los periódicos La Prensa y La Nación,han publicado artículos sobre la verdadera patria de Colón y han enviado á Pontevedra corresponsales para sacar fotografías de los documentos exhumados por el Dr. Celso de la Riega. 

    La escritora Eva Canel, ha dado varias conferencias en el Centro Gallego de Buenos Aires, y ha publicado un folleto afirmando el precioso hallazgo de los documentos que prueban que Colón era gallego.


   En los Estados del Río de la Plata se ha iniciado una suscripción popular para levantar en Pontevedra, un monumento al inmortal descubridor del Nuevo Mundo, habiendo encabezado la suscripción con mil pesos el ilustre colombista Dr. Riguera Montero, catedrático de la Universidad del Uruguay. La prensa del Brasil, llama medio hermano á Colón, y los periódicos de Colombia,
Venezuela y Centro América, publican artículos laudatorios sobre la cuna del glorioso Almirante.


   El Rector de la Universidad de Santiago de Chile Dr. Valentín Letelier, en la apertura del curso académico de 1910 á 1911, ha declarado en un solemne discurso que acaba de comprobarse documentalmente, de manera
irrefutable, según sus propias palabras, que Cristóbal Colón había nacido en España, en la ciudad de Pontevedra.

   Así lo consignó el diario El Mercurio, de Valparaíso,en su artículo editorial del mismo mes bajo el título Colón español, que termina diciendo:
 ''La declaración del Rector de la Universidad de Chile da carácter oficial al hecho".

    La prensa de Inglaterra, Alemania, Austria, Italia, Rusia y la de otras naciones europeas, se ocupan en los documentos encontrados por el historiador Celso de la Riega,y esperan la publicación del libro editado por la Diputación de Pontevedra, con los documentos justificativos de la verdadera patria del temerario navegante.


   En Portugal, la Asociación Colombina al tener noticia del valioso hallazgo, realizado por el historiador La Riega, respecto á la cuna del gran Almirante, se reunió bajo la presidencia de Teófilo Braga, quien pronunció un histórico
discurso sobre los hechos de Colón, terminando con las frases

  "que si Portugal se vanagloriaba de ser la cuna de Bartolomé Colón, los portugueses experimentaban inmensa alegría de que Galicia, hermana gemela de Portugal, fuera la patria del Descubridor del Nuevo Mundo, compañero de los navegantes y descubridores lusitanos".


   En las Antillas Cuba, Santo Domingo, Puerto Rico,Jamaica y Trinidad; se publicaron algunos artículos ó trabajos sobre la cuna del Virrey de las Indias, distinguiéndose el gran rotativo Diario de la Marina, el tercer
periódico de América, que con tanto acierto dirige el ilustre hispanófilo D. Nicolás Rivero y Muñiz. Al frente del movimiento colombista, púsose el eminente historiógrafo sociólogo D. Joaquín N. Aramburu, escritor de fama
mundial, quien con acopio de datos y abundancia de razones, pulveriza los absurdos argumentos de algunos pseudo-críticos que pasando plaza de eruditos y escritores, aún se atreven á afirmar, sin pruebas, de que el gran
Colón había nacido en Genova.


                                        LA FALSA LEYENDA


   Generalmente, la leyenda acompaña siempre á todo lo agrande y extraordinario, á todo lo que se sale de lo común y se eleva sobre lo vulgar; así pues, la leyenda se enseñoreó de los hechos principales que motivó la colosal empresa del descubrimiento de América.


   En estos últimos años, la opinión mundial se ha pronunciado en contra de lo que ha dado en llamarse leyenda colombina, fundada en las falsas manifestaciones de que Colón había nacido en Genova; leyenda, fábula
ó novela, que fué tejida por los historiadores llamados colombistas, que eran españoles é italianos de reconocida autoridad y erudición ; y contra la que, han clamado personas de autoridad, para que se depuren los errores respecto
al origen y vida del descubridor de América.


   Así pues, hay que desmentir la Historia de la vida de Colón, destruyendo la estúpida y falsa leyenda, la leyenda de la mentira, la leyenda de lo fabuloso é 
incierto de que Colón había nacido en Génova.


   Es necesario volver por los fueros de la verdad histórica,rectificando todas esas falsas opiniones emitidas por eruditos de doublé ; es preciso borrar esa
página de la Historia del Descubrimiento de los libros para la Enseñanza en las Escuelas y Colegios, restableciendo la verdad triunfal de la Historia que es el fallo y juicio de la posteridad.


    La Historia ha de ser imparcial y recta, despojada de prevencionies y libre de influencias político-religiosas, para que pueda ser leída y creídos los hechos que en ella se narran, por las generaciones sucesivas.


   La moderna y sana crítica de los estudios históricos , están rectificando, en parte, la leyenda Colombina, y creemos que muy en breve, dejará resuelto el problema de la verdadera cuna de Colón.


FUENTE: "LA VERDADERA CUNA DE CRISTOBAL COLÓN".
               CONSTANTINO HORTA Y PARDO . (1912).

En la fuente del enlace se adjunta ademas del texto,ilustracciones:

https://ia802604.us.archive.org/29/items/laverdaderacuna00hortrich/laverdaderacuna00hortrich.pdf

No hay comentarios:

Publicar un comentario